Escuelas Pías Centroamérica y Caribe

Inicio » Posts tagged 'realidad social'

Tag Archives: realidad social

Tiembla Nicaragua

terremoto-nicaragua-297x250El pasado jueves 10 a las 5:25 de la tarde sentimos un fuerte temblor acá en Managua. Después nos enteramos a través de los medios que fue de 6,2 grados en la escala de Richter. Afortunadamente habíamos despachado a los estudiantes del vespertino 5 minutos antes.  Fue un susto tremendo, ya que fue un sismo de poca profundidad y se sintió fuerte en casi todo el país.  Los padres y el personal que se encontraba en el colegio permanecieron tranquilos. La estructura no sufrió ningún daño. Tuvimos un apagón de por lo menos una hora.

A raíz de ese temblor del jueves, que tuvo muchas réplicas, entre ellas dos muy fuertes. Se ha despertado un enjambre sísmico que nos ha tenido al vilo hasta hoy. Mucha actividades se han suspendido. Las autoridades llaman a la gente a estar listos para  un evento mayor. Eso ha generado pánico. La gente duerme en los patios de las casas o en las calles. Hay apagones constantes. Es verdad que se activaron muchas fallas, entre ellas,  la famosa “del Estadio” que fue la del terrible terremoto de 1972. Reportan 300 familias evacuadas en León, Nagarote y acá en Managua. Por lo menos dos fallecidos  por infartos. Y, han mantenido la alerta roja hasta este martes.

Ha temblado todos los días. Parece que la falla principal es la del volcán Apoyeque en el Lago de Nicaragua. El Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales  (INETER), ha dicho que ha habido por lo menos 3000 sismos desde el jueves.

Toda esta situación nos viene en estos días de Semana Santa. La comunidad escolapia, sin obviar los llamados de precaución, ha seguido sus actividades normales. En Managua nos encontramos el P. Chema y el P. Adrián. El P. Jefry se fue de misión junto con el postulante Carlos a una comunidad cerca de Masaya. El P. Ricardo se fue a León donde están el P. Cesáreo y el P. Donald. Todos ellos se encuentran muy bien.

Esperamos poder celebrar los oficios sin ningún problema y rogamos a Dios y a María protejan a este hermoso país de Nicaragua.

 Un abrazo a todos y gracias por su solidaridad.

P. Adrián Guerrero. Director Colegio Calasanz de Managua

Viacrucis-Sangre-Cristo-1

La gente ora odiendo protección

600x400_1397190377_NAGAROTE 15

Casa de adobe derribada por los seismos en Nagarote

terremoto en Nicaragua

Por el miedo a un gran terremoto, mucha gente duerme en la calle

 

¡Ya basta!

fe y alegriaLa Escuela que dirigimos en Barquisimeto: “Monseñor Romero”  pertenece a la red educativa del Movimiento FE y ALEGRÍA. Como otros colectivos de Venezuela publican un comunicado del director de la Institución Manuel Aristomena. So lo transcribimos por ser de interés para nosotros también

El país se nos está llenando de dolor, de sufrimiento, de angustia, de violencia, de miedo, de amedrentamiento, de represión y de muerte. 

Este conflicto va escalando a un ritmo que se hará incontrolable. Le hemos dado carta blanca al enfrentamiento, a  la eliminación del contrario, al uso desmedido de la violencia.

Necesitamos parar la violencia, venga de donde venga. Ni violencia para protestar ni violencia para reprimir.

No a la violencia de las guarimbas. El derecho a la protesta no justifica métodos violentos, que terminan afectando a la misma comunidad que se pretende defender.

No a la violencia de los grupos militares y policiales. Unos cuerpos policiales y militares modernos se caracterizan por el modo controlado y apegado a la ley y a los DD.HH. del uso de la fuerza y de su autoridad.  Vemos con preocupación el uso desmedido de la fuerza para controlar las protestas y barricadas.

No a la violencia de los grupos armados. El apoyo político a una causa, a una ideología o a un proyecto político no justifica el uso de armas por sectores de la población. Muchos menos con la omisión de las fuerzas policiales y militares, en limitar su actuación 

No a la violencia presente en el desconocimiento del otro, en el discurso agresivo y excluyente, en las llamadas a salidas aventureras, en la persecución a periodistas y estudiantes.

NECESITAMOS ENTRAR EN RAZÓN.

Apoyamos las distintas iniciativas de diálogo que partan del reconocimiento del otro, con acuerdos precisos y efectivos para el restablecimiento de la paz.

Apoyamos el llamado del Papa Francisco al cese la violencia y la hostilidad, y que “todo el pueblo venezolano, comenzando por los responsables políticos e institucionales, se una para favorecer la reconciliación nacional a través del perdón mutuo y el diálogo sincero, el respeto por la verdad y la justicia, capaces de hacer frente a cuestiones concretas para el bien común”.

Llamamos a los distintos sectores de la población a ejercer una participación activa por la paz y la justicia. Nosotros,  en Fe y Alegría, queremos ser lugar de encuentro de todas las voces y como Movimiento de Educación Popular seguiremos formando ciudadanos comprometidos con la construcción de un país libre de violencia y amante de la paz, donde quepamos todos.

Actuemos prontamente, antes de que la anomia y la violencia se nos hagan incontrolables.

Manuel Aristorena. Director General de Fe y Alegría

Sobre la situación en Venezuela

Documento de la CLAR (Conferencia Latinoamericana de Religiosos)

Imagen1

Marcha por la paz

Obra Social “San José de Calasanz” (Valencia)

El pasado día 10 de febrero comenzaba en nuestra Obra Social la ya tradicional Semana de la Paz, esta vez unida a la celebración del día de la juventud en Venezuela (12 de febrero) y el del amor y la amistad (14 de febrero). Tres grupos de alumnos diferentes pusieron música y movimiento a la Semana con tres bailes bien significativos sobre la paz.

Durante la semana los alumnos han desarrollado diversos talleres: “Te escucho, me escuchas”, “La mediación para resolver conflictos”, “Cuentos por la paz”, etc… además de que en muchas asignaturas y en guiaturas se ha abordado el tema con profundidad, y con abundantes materiales.

Como gesto, cada sección colaboró en el mural “Calasanz nos une por la paz”, que hoy preside nuestro patio central, con manos de todos los colores y los mejores deseos para el país y el mundo.

La eucaristía  fue también un llamado a vencer el odio, fruto de la baja estima y el resentimiento; con amor y concordia. Los muchachos estuvieron bien animados y participativos, y el ministerio de la música preparó algunas canciones especiales para la paz: El mundo que soñé, un millón de amigos…

El viernes 14 tuvo lugar el desfile de la juventud, donde los cursos de 4°, 5° y 6° años nos emocionaron con sus consignas llenas de espíritu calasancio y de buenos deseos para vivir feliz en un país mejor.

Tras el desfile, una representación teatral nos invitaba a superar el rencor y a sentir el llamado de Dios a construir la paz desde el perdón y la reconciliación. Se hizo también un homenaje y recuerdo a todos los países que viven en conflicto, marcando con explosiones negras en un gran globo del mundo que presidió también las celebraciones de los más pequeños.

La foto final en el mural expresaba nuestros mejores deseos de estar unidos por la paz.

La marcha por la paz tuvo lugar el domingo día 16, desde nuestra capilla de Amalez hasta el Calasanz. Comenzó con la eucaristía, en la que todos fuimos golpeados por la noticia de la muerte de dos salesianos en la misma ciudad a manos de unos malandros adolescentes que les robaron sus vienes y su vida. Con el corazón dolorido, nuestro grito de paz por las calles fue más fuerte que nunca, con estaciones y paradas en las diversas capillas en las que los jóvenes bailaron y representaron nuestro deseo de paz, para terminar en el Calasanz con un cierre de bailes, mini-marathon, rap por la paz y bailoterapia, además de mucha oración.

La tensión continúa en el país con marchas de protesta y fuerte represión por parte del Gobierno y de grupos incontrolados. Seguimos pues orando por la paz, y alargando nuestra Semana de la paz y la juventud. Dios nos acompaña.

+ FOTOS

1496978_513824358734754_170296111_n

Testigos de la Verdad

Comunicado Comisión Justicia y Paz CEV

A propósito de la actual realidad social en Venezuela

logo-cevEl Estado de Derecho y la Democracia son el marco institucional propicio para el respeto, garantía y protección de los derechos humanos. El respeto a la Constitución, la independencia de los poderes públicos, la actuación de los funcionarios públicos con sujeción al ordenamiento jurídico y la responsabilidad por la violación de los derechos humanos, son elementos sustanciales para la existencia de una sociedad democrática

La Comisión de Justicia y Paz de la Conferencia Episcopal Venezolana, en su misión de participar en la construcción de una convivencia justa y pacífica fundada en la fe y en el respeto a la dignidad humana, lamenta los violentos incidentes ocurridos durante el presente mes. Nos duele hondamente el costo humano que dejan como saldo las manifestaciones ocurridas en diferentes zonas del País los días 12 y 13 de febrero, que, hasta el momento, han arrojado 3 ciudadanos muertos y aproximadamente 66 heridos y 80 detenidos

LEER MÁS… 

Cuatro años después del terremoto en Haití

pierrePublicamos una interesante entrevista a Mons. Pierre André Dumás, obispo de Anse-a-Veau et Miragoane publicada en ZENIT sobre la situación creada en Haití tras el terremoto de 2010. Aunque no tenemos una fundación en el país; estamos acompañando a un buen grupo jóvenes en su camino de vocación escolapia lo que nos obliga a tener bien presente la realidad de este país tan castigado por los desastres naturales y tan bendecido por la gracia de la fe.

Mons Pierre estuvo hacia finales del 2013 en Roma en un viaje de pocos días, invitado por la Comunidad de San Egidio para presidir una de las 32 mesas redondas sobre ‘La defensa de la vida débil’. Interrogado por ZENIT sobre cuál es la situación de la fe, después de una catástrofe como la que se ha vivido, Mons. Dumás indicó que tras un primer momento de gran apertura, con el pasar de las semanas se volvió a una ‘normalidad’ dentro de una situación de gran deterioro, normalidad que se vuelve resignación, pasividad, pesimismo y fatalismo. A pesar de ello la Iglesia local entendió que era una prueba y que desprendida de las construcciones y edificios que dan dignidad, había que centrarse más en el mensaje evangélico. 

 La situación aún es dramática, con casi 200 mil personas viviendo en carpas, pero con un aumento notable de vocaciones y de parroquias, en donde la fe se vive de una manera más genuina y con espíritu de gran solidaridad. Hoy la fuerza del pueblo de Haití es su fe en Dios, que ayuda a la gente a ponerse en pié y a mirar al futuro con esperanza. La descripción de este panorama tan difícil nos permitirá entender mejor el país en dónde trabaja el obispo de Les Cayes, Chibly Langlois, apenas nombrado cardenal por el papa Francisco.

¿Cuál es la situación de Haití después del terremoto? 

Haití 245_800x450-Mons. Dumas: El 12 enero se cumplen cuatro años del terremoto en Haití, en el cual murieron casi 300 mil personas, que vio casi 1,2 millones viviendo en carpas en un país que no llega a los 10 millones de habitantes, provocando que tantas familias hayan quedado en situación de gran fragilidad. Además de los desplazamientos entre provincias, los que perdieron todo y las reunificaciones de restos de familias con viudas y huérfanos que pasaron a más de diez miembros. Y con un Estado que es débil y ayuda poco.

 

¿Y hoy en día? 

-Mons. Dumas: Hoy en Haití se verifica un lento crecimiento, con algunos pequeños síntomas de mejora de la vida, algunas personas dejaron las carpas pero aún hay mucho que hacer, baste pensar que al menos unas 200 mil personas aún viven en ellas. “Las carpas van bien para una semana de camping, pero no para tanto tiempo”.

 ¿Cómo la gente ve a la Iglesia? 

haiti-viaje 2012 (32)_640x480-Mons. Dumas: Hoy la fuerza del pueblo de Haití es su fe en Dios, que le ayuda a la gente a ponerse en pié y a mirar al futuro con esperanza. Además de las acciones concretas como las de la Cáritas local, y la animación que la Iglesia propone a los más débiles. En ese sentido podemos decir que la presencia de la Iglesia en Haití es una bendición para el pueblo. Existe además una gran confianza en la Iglesia de Haití, aumentada por la crisis política.

Cuando se vino todo abajo, la Iglesia fue prácticamente lo único que quedó. ¿Verdad?

 -Mons. Dumas: La Iglesia perdió todo a nivel de edificios, pero se quedó en pié porque es más que un edificio, porque la llevamos adentro. La ‘ecclesia’ que vive a través de la comunidad y que encontró mayor rigor desde el momento que no tiene nada de material, incluso aquellos edificios y bienes que dan dignidad. Nos encontramos sólo con lo esencial, como lo predica el papa Francisco. Lo único que nos quedó fue la fuerza de la fe.

 Antes de esta tragedia y después, ¿qué diferencia ve en la vida del fe de la población? 

 -Mons. Dumas: En Haití no hubo nunca gran bienestar. Después el terremoto se llevó todo. En seguida después delante de la amplitud de los hechos muchos pensaron que todos habrían entendido la catástrofe  como un mensaje de Dios para retomar la fe. De hecho los primeros días se vio que todos eran muy solidarios, virtuosos, generosos, uno al lado del otro. Pero el hombre es hombre, y la persona de antes regresa y se vuelve después de algunas semanas a la normalidad dentro de la catástrofe.  

haiti-viaje 2012 (10)_640x480O sea que vivir a la ‘normalidad’ en una situación de catástrofe es peor que la normalidad anterior? 

-Mons. Dumas: Sí y allí es necesario volver a los valores evangélicos. Porque es una normalidad que se vuelve resignación, pasividad, pesimismo y fatalismo. Allí llega el mensaje de la Iglesia, que hace entender que no fue un castigo, sino que es un fenómeno natural es una prueba para crecer. Y además debemos discernir que mensaje positivo puede haber.

Podemos volvernos coprotagonistas de nuestra historia con Dios, si tenemos una mirada de fe delante de los eventos que vivimos. La Iglesia de Haití hizo una operación, proceso de catarsis de purificación, para no aferrarse a la hermosa catedral de Puerto Prince o a los bellos edificios, sino aferrarse a Cristo y a su mensaje, a los valores del evangelio, a la finalidad de la vida y las cosas últimas. Y sobre esto, con humildad la Iglesia de Haití quizás tendrá también algo que aportar a toda la Iglesia universal. Como dijo Alfred de Vigner, ‘nadie se conoce si no ha sufrido’ el gran sufrimiento de un pueblo mártir, claramente no el único en el mundo, otros pueblos también viven esta situación de Cristo crucificado.

¿La gente se ha vuelto más abierta a la predicación o no necesariamente? 

-Mons. Dumas: En los primeros tiempos del terremoto, algunos pensaban que con esta catástrofe el pueblo se habría vuelto más abierto al mensaje cristiano. Y de hecho en un primer momento lo fue, pero a medida que el tiempo fue pasando, aquella forma de apertura fue desapareciendo.

Por ello hemos puesto el acento en la misión continental de América Latina, en la pastoral de proximidad, en la conversión pastoral sea de los pastores y de las estructuras que lo ayudan a encontrar a Cristo, y en la conversión individual espiritual y la comunitaria social.

En estos casos existen también los profetas de desventuras. 

Haití 236_800x450-Mons. Dumas: Había quedado en pié solamente una emisora de radio, e hice kilómetros para ir y explicar al pueblo que no era un castigo de Dios, que era un fenómeno del que podíamos crecer dentro de nosotros y para que crezca nuestra fe. Y de no escuchar a los profetas de desventuras que digan que ustedes son más pecadores que los otros. Y recordé cuando Jesús habló de aquella torre de Galilea. Y les pedí que manifiesten la solidaridad. Y pedí a los voluntarios de Cáritas que nos reuniéramos al día siguiente en la sede para coordinar la ayuda.

 En el último sínodo se habló de la parroquia no solamente como un lugar de oración… 

-Mons. Dumas: Sí, una comunidad viva, de vida, en la que se celebra, en donde la gente se encuentra, en donde se está en comunidad. Donde se celebran nuestros sufrimientos y alegrías, la pasión, muerte y resurrección del Señor. Tener la idea que no es el edificio el que hace la Iglesia, aunque los templos sirvan y fueron construidos no porque tenían dinero sino porque eran expresión de la fe.

¿La Caritas cómo ha actuado? 

-Mons. Dumas: En el primer momento, fueron los haitianos y la Iglesia la que inició una solidaridad local, y esto fue espontáneo para sostener a los afectados. Lo he vivido de cerca al ser presidente de la Cáritas de Haití. Tuvieron un papel increíble, las primeras en llegar fueron las latinoamericanas, después llegó el cardenal Maradiaga que era el nuevo presidente de la Cáritas internacional y nos ayudó a entender el sentido de esta intervención de la Iglesia, haciendo ver que la Iglesia debía sostener la esperanza del pueblo y al mismo tiempo aunar esfuerzos para llegar al pueblo. Y realmente le agradecemos a la red Cáritas por su capacidad de intervenir con voluntarios que vinieron de México, Italia, España, e incluso de países de África en dificultad.

 ¿Qué se puede hacer por Haití además de no olvidarla?

 -Mons. Dumas: Hay que mantener siempre la solidaridad. En una familia cuando hay un hermano que sufre no es posible abandonarlo. Y Haití tiene una larga historia de sufrimiento, iniciando por la esclavitud. Una solidaridad permanente respetando la subsidariedad. Sea a nivel local que de ayuda internacional.

Haití 026_800x450¿Y las vocaciones? 

-Mons. Dumas: Es una gracia de Dios, en mi diócesis, la nueva diócesis de Anse-a-Veau en Miragoane ahora tenemos casi 35 seminarista y muchas solicitudes. Eramos 18 sacerdotes y ahora somos 40 y veo mucha armonía a nivel del clero.

 En el 2010 teníamos 13 parroquias, hoy son 28 parroquias. Hemos entendido que la llamada de una Iglesia más cercana a la gente puede correr el riesgo de enviar un sacerdote en donde vive la gente sin la necesidad de tantas estructuras. Después si Dios las manda bien vengan. El punto es que si falta la espiritualidad, ni siquiera hay humanidad.

 ¿Qué le ofrece la Iglesia de Haití hoy a su pueblo?

Por eso hoy la Iglesia dice al pueblo de Haití crucificado en su tragedia histórica:” No tengo ni oro ni plata pero lo que tengo te lo ofrezco; en nombre de Jesús: ¡Levántate y camina!

Por H. Sergio Mora. ROMA, 15 de enero de 2014 (Zenit.org)

Una reflexión desde Venezuela

¡Absténganse fanáticos!.. 

william costaEscribo ante la inquietud de algunos hermanos y amigos que, desde fuera del país, me escriben constantemente y me preguntan: ¿qué pasa? ¿es verdad lo que dicen los medios? ¿cómo se encuentran? ¿está todo bien?… En fin, una serie de cuestionamientos que revelan la preocupación y el cariño de muchas personas que, sin ser venezolanas, están atentas al acontecer nacional.

Lo primero que debo decir es que intentaré caminar por el difícil camino de la objetividad. Como bien sabemos, la objetividad es un bien que aspiramos, más que una realidad. Desde ese sueño, desde la idea de transmitir con realismo y sin fanatismos nuestra situación, comienzo escribiendo estas líneas.

Lo sucedido en Venezuela el día domingo ha sido una contundente sorpresa para todos los venezolanos. Quienes apoyan al gobierno se dan cuenta claramente que el liderazgo del nuevo jefe está haciendo que un número significativo de oficialistas no crean en él y decidan votar por la mal llamada “derecha fascista” o se abstengan. Los número no les cuadran: con el mismo padrón electoral del mes de octubre y los mismos índices de abstención, se observa claramente una fuerte cantidad de votos que en octubre fueron para el comandante y hoy son para el líder de la Mesa de la Unidad. Se encontraron con una realidad clara: ya no son la gran mayoría.

Quienes apoyan a la Mesa de la Unidad, donde confluyen toda una serie de grupos y de ideologías de diverso género, y cuyo único fin es unir el esfuerzo de los que no creen en la revolución como camino para el país, por primera vez en 14 años, se dan cuenta de que el nuevo líder del oficialismo es vencible. Ante la muerte de quien fuera el Presidente de la República hasta hace poco más de un mes, la oposición saca las cuentas, y se da cuenta que ha logrado atraer a un sector del chavismo inconforme con el nuevo líder dejado por el comandante. De esta forma, la oposición, que dudaba hace dos semanas de la victoria, hoy se encuentra más fortalecida y apoyada de lo que ella misma se imaginaba.

Ante esta situación, que aún ninguna de las partes termina de digerir, se presentan diversas escenas políticas:

1. Los extremistas de la revolución, que piensan en seguir gobernando de la misma forma como lo hacía el comandante, cuando tenía un amplio sector del país. Estos son los que siguen pensando que, sin diálogo ni negociación, pueden seguir gobernando. Este grupo es el que, sin duda alguna, lleva al país a una encrucijada donde la salida sólo puede ser violenta. Son los que optan por la persecución política, los movimientos de calle, entre otras expresiones violentas.

2. Los revolucionarios “políticos”, aquellos que saben que el escenario ha cambiado, y que deben revisar las formas de hacer política y de gobernar. Saben que, para mantenerse en el poder, deben negociar con la otra mitad de Venezuela, y buscan caminos de diálogo. Ven las cifras, aceptan los errores, y saben que sólo será posible la gobernabilidad si se tienden puentes. Son los revolucionarios que, por ejemplo, apoyarían una auditoría, o se cuestionan la razón por la cual sectores pobres decidieron votar por la propuesta “capitalista”.

3. Los extremistas de la oposición, que buscan pescar en río revuelto. Saben que la oposición tiene, por primera vez en la historia, verdaderas oportunidades de ocupar la silla de gobierno, y quieren alcanzarla a como dé lugar. Son los que incitan a la violencia, intentan desconocer las instituciones,….

4. Los oposicionistas políticos, que saben que deben buscar disminuir la tensión entre los seguidores que están convencidos de la victoria el día domingo, en virtud de la diferencia mínima que significó. Piden una auditoría y tratan de liderizar los movimientos de protesta, conscientes de que, en cualquier momento, algunos de los grupos puedes caer en extremismos. Se saben responsables de “drenar” una tensión y un malestar que viene del pueblo, y es por eso que buscan hacerlo a través de formas democráticas de participación y de protesta.

¿Cuál es el problema? Los oficialistas radicales son los que están tomando las decisiones; la oposición “política” teme que la oposición “extremista” tome las calles y entorpezca los caminos para la realización de la auditoría.

¿Cuál es la salida? La negociación. Sin embargo, los grupos oficialistas radicales, que toman las decisiones, se niegan a ceder, con lo cual, generan un sentimiento de frustración en el pueblo opositor. Mientras tanto, los líderes de la oposición intentan liderizar ese sentimiento, y en pocos días puede escapársele de las manos….

¿Cuál es el pronóstico? Movimientos de calle, grupos extremistas de parte de parte,… ausencia de diálogo, confrontación, familias divididas…

Sin duda alguna, las próximas horas serán decisivas. Pidamos a Dios que los líderes políticos, en quienes el pueblo ha puesto su confianza, sepan reconocer que el panorama político cambió, y por eso se necesita cambiar las estrategias. No es el momento de descalificaciones; es el momento del diálogo y unidad, desde condiciones que sean aceptadas por todos. ¿Serán capaces los líderes de ambos bandos de manejar una situación que empieza a escapársele de las manos?

William Costa