Escuelas Pías Centroamérica y Caribe

Inicio » Posts tagged 'Pastoral'

Tag Archives: Pastoral

Encuentro de pastoral

IMG-20180817-WA0014

El secretariado de pastoral nacional de República Dominicana -integrado por miembros de los equipos de pastoral de las presencias de Bávaro, La Romana y Santo Domingo- se reunió los días jueves 16 y viernes 17 de agosto del año en curso para evaluar la marcha de la pastoral del año lectivo pasado y programar las actividades que se realizarán en conjunto durante el año lectivo 2018-2019.

La jornada del jueves 16 dio inicio con una oración tras la cual se realizó una dinámica de integración -ya que este es el primer encuentro en mucho tiempo en el que los miembros de las tres presencias se reúnen físicamente-. Se procedió con un espacio de reflexión sobre el rol del docente en la escuela católica y, particularmente, en la calasancia. Luego se socializaron los proyectos de pastoral de cada presencia. Después se recordó el itinerario y los principales elementos de cada etapa del Movimiento Calasanz para proceder a realizar un análisis del mismo en cada una de las presencias a partir del método del Ver, Juzgar y Actuar.

La jornada del viernes 17 dio inicio con una oración tras la cual se socializaron los análisis del Movimiento Calasanz de cada presencia realizados el día anterior. Este se enriqueció con las aportaciones y sugerencias de todos los miembros presentes. Inmediatamente se pasó a realizar la programación de las actividades pastorales que las tres presencias llevarán a cabo de forma conjunta. Entre estas, destaca un encuentro de formación para los monitores del Movimiento Calasanz y la convivencia nacional del Movimiento Calasanz. La jornada de trabajo concluyó con la celebración de la eucaristía. Y tras el almuerzo, cada uno regresó a su presencia.

Pedimos a San José de Calasanz que interceda ante Dios para que estos esfuerzos sean fructíferos para cada uno de los niños y jóvenes que el Señor nos encomienda.

 

Entrega de Biblias

DSC_2033_1024x576

En estos días, varios grupos de nuestras presencias escolapias de Barquisimeto y Carora han recibido Biblias donadas por la Asociación AID TO THE CHURCH IN NEED” (Ayuda a la Iglesia Necesitada). En la Semana Santa un grupo de jóvenes de Carora recibió la Biblia como signo de fidelidad al proyecto de grupo. Una semana después, en nuestra Vicaría del Trompillo (Barquisimeto) se culminó la novena de la Misericordia con la entrega de la Biblia Latinoamericana para jóvenes.

Los jóvenes que participan en los grupos nuestras comunidades parroquiales y que han colaborado en las misiones de esta Semana Santa y en la vigilia, recibieron dicha biblia, que por su colorido y presentación, emocionó a todos. Algunos la olían, la tocaban y comenzaron a leer enseguida la introducción del Papa Francisco, preciosa de verdad.

Es un lujo tener una Biblia así cuando el país está sumido en una crisis profunda. Damos la gracias a los donantes y a la organización “Ayuda a la Iglesia Necesitada”, al poder tener la Palabra en nuestras manos y poder soñar cada día cómo hacerla vida en nuestro entorno. Nuestra oración y profundo agradecimiento. Tengan por seguro que este gesto solidario dará su fruto, pues la Palabra siempre que es acogida da fruto en abundancia.

Lo que nos dice el Papa Francisco, nos anima, esperamos no defraudarle: “Tienen ustedes en sus manos algo divino: ¡Un libro como fuego! Un libro a través del que habla Dios.¨

Si la Editorial Verbo Divino va a seguir haciendo nuevas ediciones, nos gustaría colaborar con algún testimonio desde Venezuela, para que lo coloquen en la Biblia. Cuenten con nuestra colaboración si lo estiman oportuno.

Misiones en Costa Rica

¡Jesús, CONTIGO MÁS VIDA!

IMG-20180327-WA0105_1024x768

¿Qué son las misiones?

Bueno, definitivamente no es algo que se pueda expresar con pocas palabras. Sin duda alguna es un conjunto de experiencias que transforman a aquel que las experimenta, lo vuelca y le abre los ojos ante infinitas realidades o situaciones. Es un momento para crecer, conocer más de Dios, de los demás; un momento para ponerse al servicio del prójimo y entregar ese amor sin límites, ese amor hasta el extremo y vivir lo más cercano posible a la entrega incondicional que hizo Jesús por todos.

Al vivir estas misiones me he percatado que no hay mejor oportunidad para conocer gente que a pesar de ser tan diferentes, compartan tanto al mismo tiempo, tanto que el surgir de una familia se logra en los primeros días de convivencia, donde al compartir momentos con los niños y jóvenes, además de la comunidad, se genera un vínculo indescriptible.

Cada oración y cada momento caló en el interior, desde los gestos más pequeños pero significativos, como cederle el colchón a aquel que no tenía y compartir con otros, desde un abrazo o un hombro cuando se sentía desanimado, hasta el simple hecho de la compañía para ir a comprar los famosos chocobananos. Cada joven, niño, misionero y miembro de la comunidad llegó a lo más profundo del ser. Llegaron a reavivar una llama, hasta convertirla en una llamarada de gran altura, que sólo quiere propagarse a los demás, a aquellos que ignoran o desconocen la posibilidad de sentirse verdaderamente pleno con tan poco, pero con tanto al mismo tiempo. Esa llama que no piensa quedarse estática, piensa ir donde el viento la desplace.

Eso es lo que las misiones significaron para mí, y sé que no sólo en mi ha generado este sentimiento de realización propia, este sentir es algo de familia, algo de comunidad, que debe propagarse sin cesar.

Gran primera experiencia, ¡Qué sea la primera de muchas más!

Escrito por Fabián Rodríguez, ETAPA DE TESTIGOS. 

Misiones en Nicaragua

29598229_1721421351214437_2737540715946505526_n

El P. Federico Calcáneo se dirigió a la comunidad del Valle de la Zapata y el Piñuelar desde el lunes santo hasta el domingo de Resurrección. Acompañó un grupo de jóvenes del movimiento Calasanz y otros jóvenes que lo apoyaron. En el colegio se recaudó alimentos para pasar la semana. Organizaron actividades con los niños y toda la comunidad en general.

El P. Pablo López viajó a su ciudad natal, Masaya. Allí ayudó a la comunidad rural “El Pochote”, cerca de Niquinohomo y Masatepe. En esta comunidad se vivió por primera vez la Semana Santa. Se realizaron trabajos manuales con los niños de lunes a miércoles.

los jóvenes del Movimiento Calasanz participaron de algunas actividades de religiosidad popular de Moninmó, en Masaya . Pudieron apreciar la religiosidad y la generosidad del pueblo que consistía en llevar frutas, granos, animales, etc al templo, para luego eso ser vendido y recaudar fondo para la misma iglesia. Se participó de la vía sacra penitencial (viacrucis) en la comunidad.

 

Pascua en Carora

20180331_102942_1024x576

El evangelio de San Mateo acaba con el envío de Jesús a sus discípulos: “Vayan y hagan discípulos, bautizándolos en el nombre de Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, enseñándoles a cumplir todo lo que yo les he mandado. Y yo estoy con vosotros hasta el fin del mundo” (Mt 128, 19-20).

20180330_122150Con esta perspectiva misionera, un grupo de 120 jóvenes del Movimiento Calasanz de la presencia escolapia de Carora han vivido la Semana Santa. Después de dos jornadas de preparación, se dedicaron tres días para visitar las hogares llevando una palabra de vida y organizando actividades para los niños en los sectores de la parroquia. A partir del jueves, el grupo se centro en vivir con más intensidad las celebraciones del Triduo Pascual.

En el contexto de la semana, un grupo de 40 jóvenes hicieron la promesa misionera por la cuál se comprometían a realizar una misión permanente de evangelización entre los niños de la parroquia. otro grupo de jóvenes universitarios tuvieron la entrega de la Biblia como un momento clave en su proceso de crecimiento cristiano.

Vivieron la Vigilia Pascual en compañía de toda la comunidad parroquial y “fiesta de pascua” hasta el amanecer.

Con el acontecimiento de la Pascua, la Iglesia crece y se renueva. Nuestros jóvenes misioneros necesitan del impulso de vida que brota de la resurrección para mantener su compromiso cristiano en medio de tantas dificultades.

20180331_103355_1024x576

29694519_10214467949525053_5973190187163314124_n

 

Semana Santa en Cuba

 ¡Aquí estoy señor, para hacer tu voluntad!

Me llamo Jimmy de Paz Perdigón y soy postulante escolapio. En la recién finalizada Semana Santa tuve la oportunidad de ser misionero en una de las provincias más pobres y afectada por ciclones de mi país, Guantánamo, en el territorio de Masis la cual cuenta con 18 comunidades muy distantes y en lugares recónditos. Compartiendo con 24 misioneros y el párroco Alberto Reyes, coordinador de la misión y sacerdote diocesano que atiende dichas comunidades.

IMG-20180404-WA0028

Realmente fue una experiencia enriquecedora, no solo tuve la oportunidad de compartir con las personas y con los más pobres, sino que pude apreciar que, a pesar de la pobreza extrema y los problemas económicos y sociales, es muy grande la fe en Dios y la escucha de su palabra. Visitamos casas muy empobrecidas llevando esperanza y algunas ayudas para mejorar su calidad de vida, realizamos la Celebración de la Palabra y compartimos la pasión, muerte y Resurrección de nuestro señor desde las experiencias de vida.

Tuve la oportunidad de seguir encontrándome con Dios y conmigo mismo y ser fiel al Carisma de la Orden con el compartir con los más pequeños. El cooperar con los más necesitados, ayudar a los niños más pobres, escuchar a las personas, darles aliento de fe y esperanza, llevar el Evangelio, vivir la pobreza y la felicidad de la ayuda a pesar del cansancio, fue el regalo más maravilloso en esta Santa Semana.

Lleno de gozo en el corazón por compartir las experiencias con los demás misioneros y escuchar sus vivencias, me hicieron escuchar de modo más atento a Dios desde lo profundo de mí ser, saber qué es lo que quiere de mí y solo responder: ¡Aquí estoy señor, para hacer tu voluntad! Para poner en mis oraciones a todas estas personas que a pesar de sus calamidades no pierden la esperanza y la entrega de sus vidas a Dios.

Realmente fue una pascua de resurrección para mi vida y mi vocación. Gracias al Padre José Alejandro, al Padre Alberto Reyes, a los misioneros, a las comunidades que me recibieron y a todas las personas que me hicieron vivir con más fuerza mi entrega al servicio. Principalmente gracias a Jesucristo por tan maravillosa obra de misericordia.

Testimonio de Dianny José Prado Oyarzabal, junior escolapio.

IMG-20180405-WA0004El haber tenido la oportunidad de realizar esta misión de Semana Santa ha sido toda una gran odisea, dejado en mí una profunda huella y sobradas razones para a gradecer a Dios.

Entre los aportes que ha dejado en mí esta rica experiencia he de mencionar los siguientes:

Me permitió conocer más a profundidad la dura realidad social y económica de una región de mi país de la cual no conocía y que no suele ser visibilizada en los medios, haciéndome comprender la gran necesidad que tiene nuestra iglesia cubana de poder contar con personas que estén dispuestas a dar su tiempo y su corazón por estos que están viviendo un poco en el olvido.

Además, el haber conocido a tantas familias viviendo en una extrema pobreza, sobre todo a tantos niños, que son los más vulnerables, ha sido un ratificar mi vocación como escolapio. Es un volver a renovar ese sí que dije a Dios y a la Escuela Pía hace unos pocos meses, para educar por medio del amor que nos profesa Dios y que me pide socorrer a esos pequeños que piden a gritos el que sigan apostando por ellos.

Me marcó mucho el observar cómo estas personas pese a la gran pobreza en la que viven no pierden su alegría y sus deseos de vivir, el ver esto me hace sentir un poco avergonzado, ya que, en ocasiones teniendo mucho más que ellos (desde un plano material) no logro ser feliz porque creo que no es suficiente y termino quejándome, el ver y vivir un poco todo  eso es ratificar el que los problemas no pueden robarme la alegría de vivir la vida y el apostar cada día por un mundo mejor.

IMG-20180404-WA0026

Semana Santa en Barquisimeto

Semana Santa en El Trompillo

Imagen7

Hemos celebrado estos días en la Vicaría La Transfiguración del Señor de Barquisimeto, barrio del Trompillo, la Semana Santa. Las misiones en la capilla de San José de Calasanz han estado organizadas por los jóvenes y adultos de la comunidad. Los niños al preguntarles que les había gustado más de las misiones respondieron: “EL VASO DE LECHE QUE NOS DIERON.” Esto refleja la realidad que estamos viviendo en Venezuela, donde el hambre real y la sed de justicia, es la primera necesidad.

El Vía Crucis, por lo real y participativo, representado por el grupo de jóvenes, fue una vivencia del propio viacrucis venezolano. No hay mes que algún miembro de nuestra comunidad emigre a otro país: Perú, Colombia, Brasil,…ya forman parte de nuestra vida cotidiana. Es una sangría constante, familias rotas, muchos se van a la aventura, con un futuro incierto, pero más incierto lo tienen aquí, para ayudar a sus familias,…

El sábado Santo celebramos la vigilia de resurrección, 36 jóvenes estuvieron toda la noche participando en la ya tradicional vigilia: oramos, cantamos, comimos gracias a donantes generosos, y terminamos con la eucaristía del domingo de resurrección. Una experiencia inolvidable para muchos, que sin duda marcará en sus vidas un camino de luz y resurrección.

La vida de comunidad.

Imagen4La otra experiencia ha sido la vida comunitaria de los hermanos de Fraternidad: Yelitza, Deyanira, Alexis, Carolina y el P. Alberto. Durante esta Semana Santa han convivido en Bararida, rezado, cocinado y animado la Semana Santa en el Trompillo. Ha sido una experiencia hermosa, experimentando ya la comunidad que queremos construir este año.

Testimonios.

Los dos hechos vividos estos días vienen confirmados por lo que un joven me decía en la vigilia en una conversación profunda. “Doy gracias a Dios por tener a Calasanz en mi comunidad y a los escolapios. Su trabajo por los niños y jóvenes, ¡me llena tanto!, que es una suerte para mí estar aquí. Estas misiones han sido para mí descubrir esa misión junto a los niños. Estoy agradecido a Calasanz y a los escolapios por estar aquí.”

Imagen1Yo le respondí: “Me alegro tanto, que doy gracias a Dios por este descubrimiento que haces, y me alegro de tenerte en este equipo nuestro, junto a nosotros. A Calasanz le pasó como a ti, que fue descubriendo el servicio a los más pequeños en las calles de Roma donde como en nuestra Venezuela hay tantos niños sin futuro, y en él entregó su vida para darles un futuro. Hoy Calasanz cuenta contigo para esta misión”.

Los dos jóvenes que salieron a dar su testimonio de esta Semana Santa, señalaron: “Esta es mi nueva familia, ustedes son mi nueva familia y no los voy a olvidar en mi vida, ni los momentos vividos estos días.” Resonaban a algo parecido a lo que Calasanz encontró en Roma.

Que Cristo resucitado nos dé su luz para saber acompañar a estos jóvenes y hacer que saquen lo mejor de sus vidas para servicio de los más pequeños. (P. Alberto Sola)