Escuelas Pías Centroamérica y Caribe

Inicio » Posts tagged 'Past. Vocacional'

Tag Archives: Past. Vocacional

Convivencia vocacional “La Puerta”

epcacaribe vocacional CAVA (3)

Nos comenta el vocacional Alejandro Ortega que estuvo en la convivencia y es procedente de Valencia, que fue un fin de semana lleno de emociones desde el principio hasta el final, pero también de mucha expectativa porque cada convivencia sea vocacional o no señala, intriga y da curiosidad saber ¿qué va a pasar? ¿qué se va a hacer? ¿a quienes vas a conocer por primera vez? y ¿a quien te vas a encontrar?

Indica que siempre ha creído que la experiencia sobre pasa cualquier estudio, de allí lo valioso de aplicar el conocimiento la teoría en la realidad y esto es muy aplicable a nuestro ser cristiano, porque podemos conocer todo de Jesús, pero sino lo experimentamos en nuestra vida entonces no estamos haciendo nada. Comenta que Jesús nos manda a anunciar el mensaje que nos dejó, pero antes hay que ABRIR “LA PUERTA” Y ATREVERSE A CRUZARLA, después a ser valiente para llevar el Evangelio a todo el mundo porque TODOS necesitamos escuchar verdaderamente el mensaje de DIOS.     Señala que el viernes fue exactamente así, se les mostró la puerta que debían cruzar se les mostró nuevamente un llamado, a atreverse a dar ese paso y dice que ya el hecho de llegar a la convivencia es dar medio paso para abrir la puerta.

epcacaribe vocacional barcar (1).jpg

Asimismo, expresa que el sábado fue de preparación, desde la oración hasta minutos antes de la salida a la experiencia en medio de la realidad; revela que cuando dijeron lo de salir del colegio pensaba que sería un paseíto a conocer un poco de Catia, pero cuando llegaron al lugar de destino y dan las indicaciones de lo que habían de hacer fue como que ¿es en serio?…  no puede ser de verdad. Y fue el BOOOM la experiencia fue la verdad única comenta, fue ver a Jesús en medio de tantas realidades y que está llamando a atender esa necesidad de llevarle a tanta gente que vive alejada de él, el ver a esos niños ayudándolos a realizar el mensaje que era para ellos y para todo el que pasara por allí fue emocionante, lo que comenzaron con un poco de temor se convirtió en fuente de alegría porque donde esta Dios hay felicidad y llevar esa experiencia y dar gracias en la eucaristía fue ideal.

Finalmente, el domingo llego el momento de la despedida, pero dice que llenos de satisfacción y agradecimiento primero a Dios y luego a los que hicieron posible esta convivencia y agradecerles a los hermanos por compartir sus vidas.

Sin lugar a duda Dios se hace paso en la sencillez de la vida y nos invita a seguirle, a abrir la puerta de nuestro corazón SIRVIENDO A LOS PEQUEÑOS Y ESPECIALMENTE A LOS MÁS POBRE.

Ver más fotografías

epcacaribe vocacional CAVA (6)

Semana vocacional 2018

Pedalea, disfruta y descubre tu vocación.

Imagen2

En estas semanas se están realizando en nuestros colegios de Venezuela la Semana Vocacional con el tema: VOCACIÓN CRISTINA SOBRE RUEDAS y un  lema inspirado en la mecánica de una Bicicleta: ¡PEDALEA, DESCUBRE Y DISFRUTA TU VOCACIÓN!

La bicicleta representa la vida como regalo de Dios; en los pedales reside la vocación recibida; la cadena representa la fuerza del Espíritu que inspira, genera unión entre el deseo de Dios y el deseo del hombre de impulsar su vida a un proyecto mayor. Todo ello marcado por la actitud del ciclista que se prepara para emprender la carrera y llegar a la meta. El volante representa nuestra libertad para elegir; los frenos las paradas que hemos de realizar en nuestra vida para tomar fuerzas y seguir adelante. Las ruedas de la bicicleta son los testimonios de vida Cristiana sobre los que se afianza la convicción de una persona.

Gracias a los testimonios de vida vocacional somos capaces de entender que otros también fueron llamados a pedalear, descubrir y disfrutar su vocación. Los escolapios pedaleamos nuestra vida impulsados por una espiritualidad y pedagogía que recibimos como herencia de San José de Calasanz. Nuestros niños, jóvenes y familias son acompañados desde una espiritualidad que brota del evangelio vivido desde la escuela. 

Durante la semana se realizaron actividades significativas como la entrada en el acto cívico de religiosos, laicos y padres de familia en bicicleta. Algunos religiosos escolapios y las hermanas Dominicas  que  nos dieron  testimonio de su vocación cristiana a  los niños en los salones y el patio con los jóvenes de bachillerato. En medio del contexto que vivimos como sociedad es necesario que nuestros niños y jóvenes puedan tener contacto con personas que cada día responden a su vocación con valentía, coraje y entusiasmo.

¿Estás dispuesto a pedalear tu vida y dejar que Jesús de Nazaret sea la fuente de energía para todo lo que sueñas?

 

Calasanz nos une con Haití

IMG-20180120-WA0009

Desde el día 16 de enero se está realizando en Haití una convocatoria y convivencia vocacional. Convocatoria a alumnos nuevos para consolidar el grupo de Calasanz Nos Une compuesto por estudiantes de los últimos 2 años de bachillerato. Gran parte de ellos habían participado en los campamentos del año pasado.

Además están de convivencia 4 jóvenes vocacionales : Roberto Pierre que está por empezar con nosotros una experiencia en la comunidad de La Romana ; Lerix Joseph et Dalensky Duveau iniciando su proceso vocacional; y por último Rock Laguerre, un joven universitario que nos quiere conocer.

Muy animados los muchachos. Contamos con sus oraciones. Calasanz Nos Une!

¡Sé Valiente la misión te espera!

ordenación fredy (40)

Con motivo de la ordenación sacerdotal de nuestro hermano Fredy Araujo, le pedimos que nos redactara su testimonio vocacional que compartimos con todos.

Con profunda alegría por mi pronta ordenación como sacerdote de las Escuelas Pías, aspiro asumir el lema de DOMUND 2017 desde mi experiencia vocacional “¡Sé Valiente la misión te espera!..”

ordenación fredy (2)

Parroquia “San Roque” de La Quebrada (Trujillo)

Mi nombre es Freddy de Jesús Araujo A del Buen Pastor. Soy Religioso de la Orden de las Escuelas Pías, popularmente Escolapios. Nací en  los Andes Venezolanos en una pequeña comarca llamada el Corozo de la Parroquia San Roque de la Quebrada del Estado Trujillo donde se respira un ambiente de mucha religiosidad y tradiciones culturales  marcadas por la experiencia de la fe vivida en el hogar.

Mucha gente dice que los andinos somos gente buena, religiosa, trabajadora y con grandes convicciones. Puedo decir con elloque, desde muy niño inicié mis primeros pasos de la fe en un contexto religioso muy favorable, pertenecía al grupo de apostolado de la legión de María donde nos enseñaban a rezar, nos asignaban varios trabajos como visitar enfermos, ancianos, niños , rezar el rosario en familia, llevarle flores a la Virgen y visitar al Santísimo. A mi corta edad de siete años entendía todo esto como una pequeña misión.

ordenación fredy (10)Mis padrinos Ignacia y Francisco me fueron inculcando  el deseo de salir y visitar los hogares anunciando la Buena Noticia del Señor desde la ayuda a los más necesitados. Me decían cada obra de caridad son llaves que abren las puertas del cielo.

Quería tener muchas llaves para entrar allí y ser Santo como San Roque y San Benito. Puedo afirmar que esta primera etapa de mi vida fue un proceso de siembra vocacional. A los 12 años sentí un primer llamado de Dios cuando vi las películas de Monseñor Romero y el Venerable Doctor José Gregorio Hernández. Ejemplos de vida entregada al servicio de los más pobres. Poco a poco esta inquietud se fue apagando y me costaba creer que Dios se atreviera a llamarme a mí al sacerdocio. Decidí alejarme un poco de lo que sentía hasta llegar al punto de no querer participar en la misa;  recuerdo que mi mamá los domingos en la mañana casi me obligaba a levantarme para acompañarla a la misa de siete. Me levantaba con pereza y la acompañaba.

ordenación fredy (70)

La bendición de los padres

A los trece años me enamoré de María Isabel, la cual me fue motivando a participar nuevamente de la legión de María y como catequista de primera comunión. Mi motivación por la misa de siete cambió y ahora era yo quien apuraba a mi mamá para ir a la misa con el interés de ver a María Isabel. Y así fui viviendo esta etapa tan bonita de mi vida donde al llegar a los 13 años sentía profundamente en mi corazón que debía dedicarme a la formación de los niños en la fe, al trabajo de la caridad y la vida familiar.

ordenación fredy (74)

Con los niños de Corozo (La Quebrada)

Por esta época se ordenó de sacerdote un primo llamado Jesús Barrios que había estado en varios seminarios pero sin poder alcanzar sus sueños hHasta que un día por sorpresa de todos nos enteramos que estaba terminado sus estudios y pronto sería ordenado. El testimonio de mi primo me impulso a reconocer que realmente Dios tenía una llamada para mí. Y fue cuando dije quiero ser misionero al igual que el Padre Salesiano  Isaías Torres que se encontraba en Kenia (África) en una misión. Este gran testimonio de vida marco el inicio de una fuerte inquietud que se manifestaba en el deseo de trabajar en la pastoral infantil, juvenil y de los ancianos.

En medio de un proceso de muchas preguntas acerca de la vocación encontré algunas respuestas a través de la lectura y oración con los de los evangelios. La Señora Cristina Álvarez, -una amiga de la comunidad- nos enseñó a valorar los evangelios como lugar para encontrar la voluntad de Dios. Empecé a  comprender que la misión que Dios me pedía realizar era más grande de lo que yo creía entender. Fue así como un día en una conversación con un amigo llamado Dimas me comentó que había conocido a unos Padres llamados “Escolapios” que se dedicaban a la educación y  misionaban  entre los más pobres y además vivían en comunidad, eran alegres y muy trabajadores. Este testimonio me llamó mucho la atención y me gustó la idea de combinar el sacerdocio ministerial con la educación. Así fue como tome la iniciativa de llamar a la comunidad del Trompillo en Barquisimeto para obtener más información. Me atendió un Joven llamado Carlos Quintero  que estaba allí realizado una experiencia vocacional. A los 17 años inicie el proceso vocacional vía telefónica y con algunas visitas a mi casa por parte de Carlos y el Padre Omar Gutiérrez.

ordenación fredy (67)

Escolapios asistentes a la celebración

En agosto de 2007 deje mi Comarca por primera vez y me adentré en la gran aventura de la vocación. Participe en un Campamento Vocacional con el P. Willians Costa y otros jóvenes que estaban como yo asustados y con muchas preguntas. Esta experiencia de trabajo en el Barrio el Trompillo con los niños y el testimonio de los escolapios Carlos Curiel, Omar Gutiérrez, Oscar García y Williams Costa, lograron dejar la convicción profunda de una llamada que ahora se hacía presente en mi vida y que ahora me tocaba responder con valentía, pasión y coraje.

El 24 de septiembre de 2007 dejé nuevamente a mis padres, hermanos, amigos y tierra para iniciar una experiencia de aspirantado en la casa de Baradida junto a José Luis Colmenares, Jesús Chivico, Ítalo Rafael, Ibrahim Pinto y los Padres Alfonso Olazabal y Willians Costa como maestro.

Hoy 6 de octubre de 2017  puedo afirmar que la experiencia de aspirandado me ayudó a consolidar una llamada tan profunda  y a fundar la bases de un proceso formativo integral que fui realizado en distintos lugares como Caracas, Colombia y Nicaragua.

La vida y obra de nuestro fundador San José de Calasanz la asumí como una vida capaz de experimentar el sentido de ser valiente para responder  a la llamada de Dios.

 Ser escolapio en medio de mis hermanos de comunidad es una experiencia que me llena de esperanza y coraje principalmente a la hora de asumir los desafíos propios de cada  vocación.  A quienes lean este testimonio vocacional les pediría que asumieran en su corazón el lema de ¡Sé Valiente la misión te espera!  Que María Madre de las Escuela Pías nos siga acompañando con su maternal protección y bendiga a tantos niños que necesitan de un escolapio laico o religioso que pueda ayudarle a descubrir su interna inclinación.

Más fotografías.

 

Sacerdote escolapio para siempre

Ordenación sacerdotal en Valencia del P. José Alejandro Peña.

peñaHoy lo puedo decir bien alto: Soy sacerdote escolapio.

Han pasado 11 años desde aquel 23 de septiembre en el que inicié mi proceso de formación. Debido a la grandeza e importancia de la Misericordia de Dios para conmigo quiero compartir tres elementos de mi proceso vocacional que me hacen experimentar la fuerza del salmista al decir: “Dios ha estado grande con nosotros y estamos alegres”; pues bien, estos elementos son:

El primero es la incongruencia. Así es, en mi adolescencia cuando surgía “un ese Algo” que no identificaba pero me hacía sentir pleno, en paz conmigo mismo y me lanzaba hacia los otros soñando con cambiar el mundo. Ese Algo (Dios) se empeñaba en mí asumiendo la totalidad de mi persona, de mi historia, de mis errores, de mis dificultades y me mostraba que soñaba para mí una historia grande entre hermanos de comunidad, niños, jóvenes y distintas latitudes.

foto general

El segundo elemento, los escolapios. Estudié 13 años de mi vida en un colegio escolapio y veía a los padres del colegio cercanos y normales. De vez en cuando con locuras que nos alegraban la vida, se preocupaban por los pobres, iban por el barrio caminando, en clase había una pedagogía del amor para corregir y exigir. En definitiva, se les notaba plenos, llenos de vida y muy de Dios, esto me atrajo y compartir con ellos fue elementos clave en mi proceso vocacional.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

El tercero, es mi querido y amado San José de Calasanz. Desde llorar en el colegio de emoción al escuchar el himno “Hubo un hombre”, experimentar que es un santo para los niños y los jóvenes, más aun para aquellos que están solos y sufren. Su figura me mostró el valor de la entrega incondicional: “Nada le has dado a Cristo sino le has dado todo tu corazón”. Gracias Calasanz por ser un hermano, padre, amigo, fundador y un hombre de Dios que sigue vivo en cada escuela y centro escolapio del mundo.

Han sido 11 años de adrenalina pura, escuchar vidas, acompañar niños y jóvenes, tener hermanos, ver aquello del Evangelio del 100 por 1, experimentar a un Dios que a pesar de mi pecado se empeña en mí, me busca, me llama, toma la iniciativa y me toma de la mano como hace un padre con su hijo cuando caminan por la calle para guiarlo por el camino de la entrega, la felicidad y la confianza. Hoy es un tiempo para decir: Si, como lo dije hace mucho y con la conciencia y alegría grande de un Dios que va escribiendo una historia de amor para muchos a través de mí y en mí.

Repitan conmigo y que sea esta nuestra oración en este tiempo grande de amor: El Señor ha estado grande con nosotros y estamos alegres. Porque mi ordenación sacerdotal es también el reconocer a un Dios de misericordia en todos y cada uno, por esto tan grande termino diciendo: Gracias Señor gracias.