Escuelas Pías Centroamérica y Caribe

Inicio » VENEZUELA » Carora VNZ

Category Archives: Carora VNZ

Creciendo en identidad escolapia

20170625_133403_resized

El colegio Cristo Rey ha sido el escenario donde las tres comunidades de la fraternidad de Carora han tenido el retiro anual para profundizar en el lema de este año jubilar calasancio: Educar, anunciar y transformar.

Reflexionamos cómo Dios EDUCA a su pueblo a través de los textos de la Biblia y el modo cómo Calasanz aborda al relación educativa con los niños. >Tomando como referencia la predicación de San Pedro en Jerusalén después de Pentecostés, nos adentramos en el dinamismo del ANUNCIO del evangelio y cómo se pueden dar “buenas noticias” en el contexto que vivimos en Venezuela; especialmente a los alumnos de nuestras Escuelas. Finalmente, realizamos una reflexión sobre la escuela calasancia como instrumento para la reforma de la sociedad partiendo de algunos textos del mismo Calasanz.

Realmente ha sido una oportunidad para seguir creciendo en identidad escolapia y para construir juntos el proyecto de presencia en la ciudad de Carora.

 

 

Visita canónica a Venezuela

Del 28 de mayo al 10 de junio, ha tenido lugar la Visita Canónica a Venezuela.

20170605_085504_resized_1

Con el equipo técnico del colegio Cristo Rey de Carora.

Como podemos imaginar, hablar de Venezuela es ya imaginar que no ha sido una visita ‘protocolaria’. Un país que sufre, y sufre mucho, que ve morir a sus jóvenes un día detrás de otro, y ya van más de 70, necesita más de una visita fraterna que de una visita canónica. Y así ha sido. La “crónica” no va a ser narración de viajes y reuniones, la crónica es un compartir de vida y sufrimientos.

Aquí les dejo tres frases que he escuchado y dos textos que han escrito responsables de obras. Leerlos dan claridad de lo que estamos haciendo los escolapios.

Dijo un alumno: “En la oscuridad en que vivimos, en el colegio encontramos una luz.”  Esos escolapios ya pueden estar satisfechos. Convertidos en guías, en “ángeles de la guarda”, en oídos que escuchan y manos que abrazan. Luz que les salva de ‘encuentros’ no deseados. Les libra de las ‘garras de la muerte’ que les rodea en tantos lugares, en tantos momentos. SIGAMOS SIENDO LUZ.

Dijo otro: “Muchas veces somos cómplices de lo que pasa.”  El que dijo esto tiene 16 años. Este texto se está leyendo en muchos países. ¿No decían que los jóvenes no pensaban, que estaban “en otra cosa”? Un día, sociólogos, educadores, politólogos… tendrán que estudiar detenidamente a esta juventud venezolana con la conciencia tan clara, con la claridad de que hay que luchar para conseguir lo que tantos otros tienen “gratis”. El pueblo que nacerá de ellos, seguro que será diferente. SIGAMOS ESTANDO A SU LADO.

Dijeron los religiosos de un lugar: Nos sentimos muy acogidos y acompañados por los laicos: fraternidad, profesores, parroquianos y representantes del colegio. Compartiendo la misión y la vida, la Escuela Pía será significativa en este y en cualquier otro lugar. Escuela Pía somos todos. Hoy estamos llamados a trabajar juntos porque la tarea es mucha. Y Calasanz bendice nuestros anhelos y nuestros trabajos. SIGAMOS MISIONANDO JUNTOS A LA ESCUCHA DEL FUNDADOR.

Y dos textos singulares. El primero lo escribe el Párroco de la Parroquia de Lomas (Valencia). Una actividad parroquial fuera de lo normal. Dice:

Atención de psicólogos a víctimas de la violencia: Uno de los datos más escalofriantes es el alto índice de muertes violentas en nuestra parroquia y en Venezuela en general (28.500 muertos en el 2016).

A través de la asociación “Podemos Ayudar” contactamos con un equipo de sicólogos y las personas que hacen pasantías en la escuela de psicología con el doctor Héctor Espinoza, para atender a la población que ha sufrido la pérdida violenta de un familiar. Todos los viernes hay consulta en el Calasanz del norte de dos a cinco. Unas 60 personas y/o familias han asistido hasta hoy. La atención es gratuita, así como el transporte que nos lo subvenciona “Podemos Ayudar”. P. Alberto Sola

El segundo, es parte del “Informe” de la Visita en la U.E. Nuestra Señora de Coromoto” de Maracaibo. Y lo escribe su Directora.

     Ante la situación que actualmente vivimos en Venezuela se me presentan muchos desafíos como Directora Académica de una Escuela Pía, uno de los desafíos más significativos es el animar al personal y a los estudiantes a seguir con entusiasmo y cumplir a cabalidad con el trabajo y el estudio, pues en muchos momentos también me siento desanimada y me ha costado exigir, porque sé que la mayoría no está cubriendo como deberían sus necesidades básicas.  Niños, jóvenes y adultos vienen al colegio con hambre, uniformes deteriorados, no tienen materiales para trabajar, con historias de familiares que están enfermos y no tienen medicinas…entre otras cosas; No obstante, deben cumplir…y lo hacen. 

   En definitiva, mi mayor desafío como Directora, en estos momentos, es mantener en mi gente la esperanza y el ánimo, ayudarlos a levantarse, aunque yo sienta que a mí también me tiemblan las rodillas, acompañarlos, a pesar de tantas necesidades. Sé que sola en un pedestal de Directora me angustiaré, que necesito de mis hermanos, del ejemplo de Calasanz y de Papá Dios. Mary Alicia Morán Torres

Esta ha sido la Visita “Canónica” a este gran país. Oremos por él. Oremos por sus jóvenes, para que sigan siendo el futuro del mismo y a base de otro país en justicia, paz, concordia, democracia…

  1. Francisco E. Montesinos
    Padre Provincial

Identidad e Innovación

Curso de liderazgo escolapio e innovación educativa

20170617_125552

Primera promoción curso liderazgo escolapio en Venezuela

Durante dos días, nos reunimos en Barquisimeto un grupo de 35 directivos de las cinco presencias que tiene la Provincia en Venezuela. Conocimos más de cerca cómo fue el Congreso de Educación Escolapia de Chile, compartimos algunos de los planes de innovación educativa que diseñaron los participantes durante el año y reflexionamos sobre el plan de futuro de nuestras escuelas.

Fue una gran experiencia que nos ayudó a crecer más en identidad escolapia, nos motivó a sumarnos al proyecto de la Provincia y nos dio pistas para mejorar nuestra oferta educativa en piedad y letras.

20170617_125721

Los jóvenes

20170617_125751

Presencia de Barquisimeto

20170617_075648

Presencia de Maracaibo

20170617_075721

Presencia de Valencia

20170617_075551

Presencia de Carora

20170617_075754

Presencia de Caracas

 

 

 

 

Jubileo escolapio en Carora

FB_IMG_1496886543235

En 1952 un grupo de escolapios vascos abrían una nueva presencia en la pequeña ciudad colonial de Carora (Venezuela). El rector de la primera comunidad fue el P. Jesús Nagore quien junto a otros: P. Juan Bautista Pérez Altuna y el Hermano Alfonso Olazabal asumieron una pequeña escuela en la ciudad colonia: Cristo Rey. Pronto adquieron un gran terreno en las afueras donde actualmente está el colegio.

65 años de presencia en Carora y 400 de las Escuelas Pía son motivos más que suficientes para desplazarse con todos los alumnos del colegio a la catedral de la ciudad y dar gracias a Dios por tantas bendiciones recibidas de las Escuelas Pías.

Los alumnos con sus maestros salieron del colegio en una pequeñas peregrinación para celebrar la Eucaristía que presidió el obispo Luis Armando Tineo y la presencia especial del P. Provincial, Francisco Montesinos.

Otra de las muchas celebraciones jubilares que las Escueals Pías están organizando en todas sus presencias. Que Dios siga derramando sus bendiciones sobre la ciudad de Carora y mantenga a las Escuelas Pías muchos años más.

20170606_092334_resized_1

 

De la estirpe de los robustos

En recuerdo al P. José Fidel Unanua.

Aunque uno viva setenta años y el más robusto hasta ochenta, su afán es fatiga inútil, porque pasan aprisa y vuelan. (Salmo 90,10)

unanua-2El P. José Fidel estaba en la categoría de los robustos, de los religiosos que forjaron su vocación en la dura España de la posguerra y que aprendieron de los mártires de la guerra civil el coraje de entregar la vida por el evangelio.

Se formó en el Seminario Escolapio de Irache y en Albelda junto a cientos de jóvenes que buscaban recomponer los tejidos de una Iglesia destruida por los prejuicios y la intolerancia de la guerra. Esos jóvenes querían construir un mundo nuevo desde su compromiso con la escuela. Querían poner las condiciones para que nunca más hubiera una guerra cruel.

Se nos fue el padre José en una soleada mañana de Pascua. La misteriosa visita de la muerte nos sorprendió y nos heló el corazón pero nos dejó una paz profunda y serena en el alma por haber conocido a un gran escolapio.

Cuando ya cruzaba el límite de los 80 años, el padre escogió la cordial y cálida ciudad de Carora para pasar la última etapa de su vida. Así nos lo compartía: “quiero ser útil hasta que Dios me dé fuerzas y le pido que siempre me dé lucidez”.

Y el Señor le concedió este deseo. Sirvió como sacerdote escolapio hasta el final; en el servicio del altar, en las confesiones frecuentes, en las visitas a los enfermos y en las innumerables exequias que presidía con tanta diligencia. Estuvo lúcido hasta el final, como pedía a Dios.

Y también le concedió una larga y fecunda vida, una bendición para tantas presencias escolapias donde sirvió como gran misionero navarro que era tras los pasos de San Francisco Javier. Fue durante muchos años el formador de jóvenes escolapios, superior de las Escuelas Pías de Chile y de Venezuela, vicerrector en la Universidad Cristóbal Colón de Veracruz y en los últimos años de su vida, en la tranquila y dulce ciudad de Carora.

Fue un gran apasionado por San José de Calasanz y las Escuelas Pías. Estaba pendiente de todo lo que pasaba en la Iglesia y en la Orden escolapia. Cuidaba las relaciones con las personas que había conocido a lo largo de su vida. Con delicadeza de caballero, no se olvidaba de felicitarles en su cumpleaños. Un gran detallista.

Una de las mejores hazañas escolapias del P. Fidel fue gestionar con el gobierno venezolano un convenio por el cual, la mayoría de escuelas católicas del país pudieran ofrecer educación a los más pobres. Un bien increíble para tantas familias sencillas que buscan en las escuelas católicas un lugar para crecer. Seguro que la familia AVEC le estará eternamente agradecido.

Muchos de vosotros decís que era un santo. Yo le añadiría; además un “santo cabezota”… ya sabéis a qué me refiero. No quiero hablar mal de él; al contrario, creo que los grandes hombres que han hecho avanzar la Iglesia han sido un poco tercos y cabezotas con sus convicciones más profundas. Y si no, lean la vida de uno de los santos más geniales de la Iglesia: San José de Calasanz. Ese sí que llevó sus convicciones hasta las últimas consecuencias.

De todas las fotografías recientes que tenemos del padre, hay una que expresa muy bien lo que era el P. José. Está tomada en la capilla que los escolapios construyeron en el popular sector de La Lucha. El padre explica la Palabra amplificando su débil voz con una corneta a la vez que posa tiernamente su mano derecha en el hombro de un niño pobre. ¡Qué imagen tan escolapia!, ¡Qué orgulloso se sentirá hoy san José de Calasanz en el cielo cuando lo reciba!

Inevitablemente, me viene al recuerdo aquella preciosa carta que nos dejó Calasanz:

El camino más corto y más fácil para ser exaltado al propio conocimiento y de este a los atributos de la misericordia, la prudencia y la paciencia infinita de Dios, es el abajarse a dar a luz a los niños y en particular a los que son como desamparados de todos que por ser oficio a los ojos de mundo tan bajo y vil, pocos quieren abajarse a él”. (Epistolario, 1236).

Sin duda, el sabio y preparado P. José supo abajarse a los sencillos, a los niños, a los pobres, al servicio de sus hermanos de comunidad. Un gran ejemplo para tantos escolapios que intentamos ser fieles en el camino de Calasanz.

La ciudad de Carora ha tenido la gracia de acoger a un hombre sabio y santo que se une ya a la larga lista de escolapios que entregaron su vida al servicio de la juventud en esta tierra.

 

De misiones

FB_IMG_1492184858387En las presencias escolapias de Venezuela es toda una tradición convocar a los jóvenes para “hacer misiones” en Semana Santa llevando el evangelio a los niños, los jóvenes y a los hogares. Esperan este tiempo con ilusión y expectación porque supone toda una experiencia de vida para ellos.

Los jóvenes del colegio Calasanz de Caracas trabajan en las comunidades vecinas y en la capilla de Boquerón, los de Valencia en nuestra parroquia de Lomas, los de Barquisimeto en el barrio del Trompillo, los de Carora en las diferentes comunidades de la parroquia y finalmente, los de Maracaibo en la parroquia San Ignacio de Loyola.

Este año, las misiones coinciden con fuertes protestas en todo el país por el descontento popular contra la difícil situación social que se vive. Acompañar a Jesús en su pasión es caminar al lado de un pueblo que sufre la carencia de alimentos, medicamentos y de libertad.

Que con la Pascua se abran caminos nuevos para una Venezuela que se desgarra por la injusticia social y la falta de libertad.

Sembrando cultura vocacional

AHORA EN LARA 

IMG_20170331_103518_487La cultura vocacional sigue siendo un desafío para nuestra demarcación. Y como tal, implica llevar el mensaje a todas y cada una de las presencias, donde se nos abre la puerta para encontrarnos con la Escuela Pía viva y presente en cada lugar. Ahora hemos tenido la oportunidad de encontrarnos con nuestra querida gente de Barquisimeto y Carora, respectivamente.

La tierra de los crepúsculos nos recibió el día miércoles 29 de marzo, cuando el H. Freddy Araujo y el P. Willians Costa pudieron llegar a nuestra querida casa de Bararida. Al día siguiente fuimos recibidos por los profesores de nuestro centro de estudios “Madre de las Escuelas Pías”, donde todo aún huele a novedad, a aventura, a sueño que comienza a hacerse realidad. Desde allí pudimos irnos a Carora, donde pudimos reunirnos con el Consejo Directivo del colegio y con la fraternidad. En Barquisimeto, nuevamente, pudimos celebrar la Eucaristía en nuestra querida capilla de la Vicaría Transfiguración del Señor, y reunirnos con las fuerzas vivas de la pastoral. No dejamos de tener algunos diálogos con algunos jóvenes y adultos que van sintiéndose llamados a vivir el carisma calasancio desde la Vida Consagrada.

El don de Calasanz sigue vivo, sigue presente, sigue dando vida, sigue llamándonos a “educar, anunciar y transformar”