Escuelas Pías Centroamérica y Caribe

Inicio » Provincial

Category Archives: Provincial

¡Adiós, Padre Eraso!

Homilía de exequias del P. José Eraso, escolapio.

fb_img_1546710733653Hoy 6 de enero de 2019, nos reunimos para despedir a nuestro hermano escolapio, el P. José Eraso Soto. En la madrugada de ayer, entregaba su espíritu al Señor después de 88 años de vida.

Eraso es llamado a la casa del Padre en este tiempo de Navidad en el que celebramos el nacimiento del Dios hecho hombre y celebramos esta Eucaristía en la Epifanía, solemnidad de la manifestación gloriosa de nuestro Señor Jesucristo a todos los pueblos. Estamos convencidos de que esta no es una coincidencia, sino la más clara expresión de lo que acá acontece. Hoy nuestro hermano, como aquellos Magos de Oriente, lleva a los pies del Niño Dios una gran carga de ofrendas, de afectos, de obras y de entrega. Ante nuestro Señor, ofrenda toda su existencia como don precioso recibido y entregado. Cumplió su misión y se entregó hasta el final. Eraso llega al auténtico pesebre, y desde allí contempla el misterio de la Encarnación, y agradece tanto bien recibido de sus hermanos, parientes, y amigos.

Quisiera destacar hoy algunos rasgos de su vida. El P. José Eraso nace el 16 de marzo de 1930 en Olejua, Navarra. Siendo muy joven, iniciará el postulantado en Peralta de la Sal, tierra en la que nació nuestro Santo Fundador. Allí profesará sus votos, después de haber sido acompañado en sus primeros pasos de vida escolapia por el P. Francisco Encuentra. En Irache y Albelda continuará su formación, acompañado por los PP. Laureano Suárez y Antonio Montañana. Será en Albelda, el 8 de diciembre de 1952 y con 22 años de edad, que hará su Profesión Solemne. Fue ordenado sacerdote en Tarazona (Zaragoza) el 4 de octubre de 1953. Ya con 23 años, comienza su vida sacerdotal que desarrollará en diversas comunidades y obras; entre ellas, el colegio Santo Tomás y el Calasancio en Zaragoza (1954-1960), Soria (1961), y a partir de 1971, Santo Domingo, República Dominicana.

Podemos afirmar, sin temor a equivocarnos, que República Dominicana fue su “Trastévere”, ese lugar donde Dios lo acogió, en el cual “encontró la mejor forma de servir a Dios”, y no lo dejaría por nada del mundo. Entre otras muchas obras y tareas que realizó en nuestro colegio, destacamos su dedicación desde el año 1988 a la Escuela Nocturna, en la que permaneció durante 29 años, hasta el año 2007. Algunos son testigos de su fascinación por el deporte, por la enseñanza de la historia, por su humor y tenacidad, por sus apretones de manos… Estas, y tantos otras obras, hicieron que se ganara el corazón del pueblo dominicano.

Eraso fue un hombre que supo descubrir en este pequeño recinto caribeño el rostro de un Dios moreno, alegre, sencillo, bronceado y con olor a Mar Caribe.

Hoy, en esta tierra que te recibió y de la que te hiciste parte, tus restos se convierten en un símbolo de la vida escolapia plena. Gracias, Señor, por el don de Eraso, y le pedimos que interceda por todos los dominicanos, especialmente por todos los niños y jóvenes que viven toda clase de pobrezas; por nuestra Provincia de Centroamérica y Caribe; por cada religioso, por cada joven en formación y por cada hombre y mujer de diversas generaciones que hoy llevan tu huella.

Demos gracias a Dios por este gran regalo de Reyes: una vida, una historia, una entrega y dedicación, un don para los niños y los jóvenes. Que podamos, como Él, ser fermento del Evangelio.  ¡Gracias, Señor, gracias!

P. Willians Costa. Provincial

Sexto aniversario de la Provincia

CELEBRACIÓN DEL SEXTO ANIVERSARIO DE LA CONSTITUCIÓN DE LA PROVINCIA DE CENTROAMÉRICA Y CARIBE

logo banderasCelebramos el inicio de un nuevo año, y con él el sexto aniversario del nacimiento de nuestra Provincia de Centroamérica y Caribe. Damos gracias a Dios por este  acontecimiento que marcó un ante y un después en la vida de nuestras comunidades y presencias. Ante este hecho, que surge del Espíritu, quisiera hacerles llegar unas palabras que nacen de mi reflexión sobre el camino recorrido y los retos que nos plantea el futuro.

Como en la vida de todo ser humano, reconocemos que los primeros pasos siempre son complejos, difíciles, y nunca exentos de caídas y tropiezos; sin embargo, darlos es necesario para poder andar y llegar a tu destino. Caracterizo así los primeros años de la provincia, la cual tuvo que nacer y aprender a caminar por los nuevos senderos que se proponían. Logramos, después de un arduo trabajo, definir los horizontes que fueron sistematizados en nuestro Proyecto Marco y en los Estatutos. Esto nos ayudó a expresar con claridad hacia dónde queríamos caminar y las rutas por las cuales llegaríamos a nuestro destino. Y así empezamos a dar los primeros pasos, temerosos algunos; valientes otros. Los miedos y las resistencias convivían con la ilusión y el deseo de construir juntos un proyecto. Nunca podemos dejar de agradecer la labor que asumieron en aquel momento el P. Francisco Montesinos, designado y posteriormente elegido como P. Provincial por el primer capítulo y su Congregación.

Fuimos dando los pasos que nos ayudaron a crear la Provincia. Una tarea titánica en los hombros de un grupo pequeño, distribuido en países de costosa conexión, con diferencias significativas en sus culturas y en su tradición escolapia, pero con una riqueza ministerial y un grupo significativo de jóvenes que iban ordenándose y renovando el rostro de las comunidades y presencias.

Desde esos primeros momentos hemos llegado al presente. Después de unos días de celebrar el II Capítulo Provincial, podemos decir que en todo este tiempo hemos sentado las bases necesarias. Los retos y las dificultades no desaparecen, pero ahora podemos verlas desde otras perspectivas, e integradas con un número amplio de fortalezas y oportunidades que nos convencen de que es posible en la medida en que caminemos con proyectos claros, responsables y equipos que animen e impulsen cada una de las áreas y claves de vida priorizadas.

En obediencia al Capítulo, tenemos clara la ruta para consolidar la demarcación. El camino se concreta en el impulso de la cultura vocacional, el diseño de un modelo formativo coherente y articulado, la innovación pedagógica y pastoral, la identidad calasancia, el fomento de la participación de los laicos, y una gestión económica clara y exigente. Esto lo alcanzaremos en la medida en que todos nos comprometamos a animar cada una de nuestras presencias desde estas líneas básicas.

Todo esto nos llevará a atender el gran desafío que nos plantea la Iglesia latinoamericana: “revitalizar nuestro modo de ser católico y nuestras opciones personales por el Señor, para que la fe cristiana arraigue más profundamente en el corazón de las personas y los pueblos latinoamericanos como acontecimiento fundante y encuentro vivificante con Cristo” (CELAM. V Conferencia General del Episcopado Latinoamericano y del Caribe. Aparecida, 13 al 31 de mayo de 2007, #13)

El desafío está claro, la ruta está definida… ahora nos queda dar los pasos, desde las bases ya consolidadas, para alcanzarlo. Renovemos juntos nuestra esperanza y naveguemos, mar adentro, al destino que el Señor nos tiene preparado. Asumamos, ya desde ahora, la tarea de ser discípulos misioneros escolapios.

En Caracas, al primer día del mes de enero de 2019, en la Solemnidad de María, Madre de Dios.

P. Willians Costa Provincial.