Escuelas Pías Centroamérica y Caribe

Encuentro pedagógico en Venezuela

20180526_110727

El día 26 de mayo nos reunimos en Valencia en la Obra Social San José de Calasanz 33 profesores y directivos de las Escuelas Pías de Venezuela para desarrollar el Encuentro pedagógico anual. En esta oportunidad quisimos evidenciar y resaltar los elementos de innovación y experiencias significativas que se van desarrollando en cada uno de los centros educativos, de tal manera que lo pudiésemos compartir con los demás y enriquecernos mutuamente.

Es una preocupación constante mantener una línea de calidad e innovación en los colegios, que anime, aliente y genere reflexión sistemática para ir adaptando los procesos pedagógicos a las últimas exigencias del mundo y del entorno en que vivimos, ya que consideramos que si no salimos del “siempre se ha hecho así” entonces no tendremos nada que ofrecer. Y, en este aspecto, tenemos que aprender de nuestro santo José de Calasanz quien supo reorientar a la sociedad y revolucionó la educación de su tiempo, inclusive, con menos recursos de los que disponemos hoy nosotros.

El encuentro se desarrollo en un clima motivacional y de compartir fraterno re novando el compromiso por ser fieles a nuestro carisma en la atención de calidad a la niñez y juventud.

 

 

Sínodo escolapio en Valencia

IMG-20180610-WA0015

El Papa Francisco ha convocado a un nuevo Sínodo para la Iglesia Universal el 2018, cuyo tema es: “Los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional”. En palabras del P. Pedro Aguado, Superior General de la Orden de los Escolapios “Su invitación llega a todos los cristianos, y pienso que también a todos los hombres y mujeres de buena voluntad, a todos los jóvenes que buscan honestamente como vivir en plenitud y contribuir a un mundo mejor, más fraterno, más humano.”

De esta forma el Sínodo Escolapio de Jóvenes es un acontecimiento de gracia para dar testimonio y hacer posible que acontezca un genuino y renovador “pentecostés escolapio” y debe generar un gesto de “regalo a Calasanz” en este tiempo jubilar.

En este contexto, se llevó a cabo el encuentro del Piarist Synod en Valencia (Venezuela) el día 08 de junio del 2018 que tuvo lugar en el Colegio Calasanz Valencia (Venezuela).

Los jóvenes se reunieron para meditar sobre tres aspectos vitales de su vida: DESAFÍOS Y OPORTUNIDADES DE LOS JÓVENES EN EL MUNDO ACTUAL, FE Y VOCACIÓN, DISCERNIMIENTO Y ACOMPAÑAMIENTO y LA ACCIÓN EDUCATIVA Y PASTORAL DE LA IGLESIA.

La primera ponencia estuvo a cargo de la profesora Dinorah López coordinadora del Colegio Calasanz Valencia, cuya ponencia se centró en los Desafíos y oportunidades de los jóvenes en el mundo actual. El segundo momento de charla estuvo a cargo del Jr. José Luis Colmenarez, la cual se meditó en la fe y vocación, discernimiento y acompañamiento y finalmente la jornada de charlas se finalizó con la intervención de la profesora y catequista Yoxi Sanchez, que desarrolló el tema de la acción educativa y pastoral de la iglesia. Después de de las charla y los trabajos en grupos, se cerró con un foro en el cual colaboraron dos invitados especiales la señorita Alvanis Daza, la cual es coordinadora de uno de los núcleos de la parroquia San José de Calasanz de Valencia y del señor alcalde de San Diego León Jurado.

Fue un espacio en el cual se permitió soñar a los jóvenes con una Venezuela mejor, una Iglesia mejor, una Escuela Pía mejor. El Synodo 2018 está siendo una oportunidad personal, vocacional y de transformación social. También fue un momento que fue propicio para que se encontraran  jóvenes de la Obra Social San José de Calasanz y del Colegio Calasanz Valencia.

De parte de la Escuela Pía queremos agradecerles por su valiosa participación y ayuda.

Profesión solemne P. Lenín

IMG_8055El viernes día 1 de junio emitió su profesión solemne el P. Lenin Bohórquez en la iglesia de Guanabacoa (Cuba). La celebración, presidida por el P Provincial, Francisco E. Montesinos, y la Comunidad, contó también con la asistencia de la Comunidad de las MM. Escolapias de Guanajay.  El P Lenin es Escolapio venezolano y pertenece a la comunidad de Guanabacoa.

IMG_8039IMG_8079IMG_8235

 

 

Sínodo Escolapio en Costa Rica

11

LOGO-LETRAS-PS-COLOR

El día 20 de mayo del 2018, se celebró en el Colegio Calasanz de Costa Rica el Sínodo Escolapio de Jóvenes.

El Sínodo tuvo una participación muy buena de los chicos del Movimiento Calasanz, jóvenes del voluntariado Calasanz Nos Une y de egresados del Colegio que también disfrutaron de las actividades que se expusieron.

Sofía Sánchez y Carlos Monge, nos hicieron concientizar sobre la realidad que se vive en la actualidad en la sociedad, relacionado con todos los problemas sociales que están expuestos en la vida cotidiana. En subgrupos se tuvo una gran discusión de ideas sobre cómo formar la personalidad, cómo relacionarse con la sociedad tan diversa que existe y qué sueños y metas anhelan los jóvenes para un futuro próximo.

La segunda charla fue sobre el tema central del Sínodo: “Fe, vocación, discernimiento y acompañamiento”. Aquí se empezó con un baile que les dio energía a todos los jóvenes, dirigido por el cappuccino Fray Anthony Falcón. Se expuso el significado de estos conceptos que se tienen que ver plasmados en la vida de cada joven. En los grupos se tuvieron diferentes perspectivas de la cercanía y desenvolvimiento con Dios, la religión y la Iglesia, así como buscar identificar el sentido vocacional de la vida. Se concluyó exponiendo las mejores maneras para instruir y ayudar a los jóvenes a tomar opciones de vida en la Iglesia y el mundo y caracterizar a la persona ideal para acompañar a los jóvenes en su camino de vida. Después de esto compartimos en grupos más grandes un delicioso almuerzo, en donde cada uno cooperó con un ingrediente para poder integrar a la mayor cantidad de personas.

Luego, la tercera y última charla versó sobre  “la acción educativa y pastoral de la Iglesia”. Fue una charla que  nos sacó muchas sonrisas debido al carisma del padre provincial, que expuso el significado de la Iglesia y sus funciones para que los jóvenes tuvieran una mejor idea de esta institución. Asimismo, nos propuso preguntas que cada joven debería hacerse para evidenciar el ser cristiano que existe en cada persona y nos dio consejos sobre cómo llevar la vocación del ser catequista o monitor religioso. Aquí los chicos expulsaron su lado mas sensible y personal, en donde pudieron expresar sus valores y desarrollarlos más, ya que hablaron de su ser cristiano con ellos mismos y con los demás.

Finalmente, se tuvo un Foro con invitados muy especiales, principalmente la visita del expresidente de la República, Luis Guillermo Solís, la Vice Alcaldesa de la Municipalidad, Doña Diana Posada, Ex alumna de nuestro Colegio, un corazón cien porciento escolapio, y el Profesor escolapio, Cristián Durán. Aquí se evidenció la realidad que sufren los jóvenes en la actualidad en Costa Rica desde una perspectiva ejecutiva, municipal y educativa. En el intercambio de ideas y de temas de juventud, se pudo concluir que los jóvenes somos muy importantes en la sociedad y podemos llegar a ser parte de un cambio necesario en Costa Rica y en el mundo.

Para cerrar con broche de oro, disfrutamos de la Eucaristía en donde confirmamos muchos de los temas vistos en el día con todas las lecturas que pudimos escuchar. En general, fue un día muy provechoso para la juventud escolapia y que muchos esperan que se repita debido al significado que tuvo en muchos de los jóvenes. Ahora le toca a los chicos poner en práctica en sus vidas diarias todos los valores que aprendieron desde pequeños con mayor fuerza y todo el conocimiento que pudieron obtener.

Daniel Ivor Vargas

Estar en el mundo sin ser del mundo

silvioLes compartimos la homilía que pronunció Monseñor Silvio Báez, obispo auxiliar de Managua el  pasado domingo y en el contexto de la incertidumbre que vive Nicaragua en las últimas semanas. En este momento, la Iglesia debe estar acompañando al pueblo de Dios en sus legítimas peticiones, siempre en un clima de diálogo y paz.

Queridos hermanos y hermanas:

1. Nos reunimos hoy en el Día del Señor para celebrar la presencia de Jesucristo Resucitado en medio de nosotros, en nuestros corazones y en nuestra historia. Estamos con el corazón lleno de dolor por tantos jóvenes asesinados cruelmente por la dura represión y estamos con la conciencia llena de incertidumbre ante el futuro de nuestro país. Sin embargo, más allá de todo brilla en nuestro espíritu la certeza de la presencia y del poder de Jesús, «que ha triunfado sobre el pecado y la muerte y está lleno de poder (…). Su resurrección no es algo del pasado; entraña una fuerza de vida imparable que ha penetrado el mundo. Donde parece que todo ha muerto, por todas partes vuelven a aparecer los brotes de la resurrección» (Evangelii Gaudium, 275-276).

 2. Hoy hemos escuchado a Jesús en su último coloquio con el Padre antes de su pasión, orando por sus discípulos: «Padre Santo, cuida en tu nombre a los que has dado» (Jn 17,11). Jesús le pide al Padre que mantenga a sus discípulos en sus manos, los cuide, los rodee con su amor. Estamos en buenas manos, las manos del Padre del Cielo. A continuación le dice también: «No te pido que los retires del mundo, sino que los guardes del Maligno» (Jn 17,15). Jesús quiere que los cristianos no vivan aislados ni indiferentes ante los dolores y las alegrías del mundo. La historia de la humanidad es el hogar de los cristianos, del que no pueden renegar y del que no pueden ni deben huir. Jesús quiere que vivan en el mundo.  Solo le pide al Padre que los guarde del Maligno, que les de sabiduría y fortaleza para que no sean ingenuos dándole fuerzas al mal, para que no traicionen su fe siendo cómplices del mal y para que no claudiquen jamás haciéndose agentes de las fuerzas del mal.

 3. Jesús luego pide al Padre: «Como tú me has enviado al mundo, yo los envío al mundo» (Jn 17,18). Jesús Resucitado no esta física y materialmente visible. Son sus discípulos los que lo harán visibles, enviados por Jesús como él mismo fue enviado por el Padre. La existencia de los cristianos adquiere carácter de envío, de misión. Todos tenemos una responsabilidad ineludible en comprometernos por llevar adelante el proyecto de Dios en el mundo.  Los cristianos estamos llamados a ser hombres y mujeres que construyen la paz y han hecho de la misericordia su estilo de vida. Al mismo tiempo, no podemos rehuir a nuestro compromiso de solidaridad y defensa de los más pobres, los más desvalidos y vulnerables, las víctimas de los sistemas injustos, del mundo del descarte y de la indiferencia. Jesús nos quiere en medio del mundo para que nos opongamos valientemente contra sistemas sociales, económicos y políticos que solo favorecen los intereses de los poderosos y oprimen y violentan a las grandes mayorías. Jesús nos quiere en el mundo para que alcemos la voz y nos comprometamos por una justicia que no deja fuera a nadie, que se nutre de la riqueza de la diversidad humana y se expresa en el respeto a la dignidad de los derechos de cada persona humana.

 4. En este momento en Nicaragua «estar en el mundo sin ser del mundo» exige no ser neutrales. Quien en una situación de injusticia social y de represión criminal, como la que vivimos elige el camino de la pasividad y enarbola la bandera hipócrita la imparcialidad, se vuelve cómplice, cómplice del mal. Hoy muchos se llenan la boca hablando de tranquilidad y de paz. ¡Cuidado! No promovamos la paz de los cementerios ni la de los esclavos sometidos. La paz que anhelamos y que queremos construir es la paz de Jesús, una paz que pasa por la tensión y los conflictos con quienes odian la paz. La paz de Jesús tiene un precio: la cruz. Quien quiera hoy la paz, no puede simplemente pronunciar discursos huecos y ambiguos de pacificismo descafeínado. Quien quiera la paz hoy debe mostrar que está dispuesto a exponerse, estar dispuesto a ser calumniado, amenazado e injuriado por ponerse del lado de las víctimas de la violencia y condenar a quienes agreden y matan porque tienen las armas. Quien quiere la paz debe luchar por la justicia.

 5. Estamos a las puertas de un «Diálogo Nacional», frente al cual el gobierno de Nicaragua no ha dado signos claros de buena voluntad de querer enrumbar al país por un nuevo sendero de justicia, paz y democracia. Sin embargo, la Iglesia no puede no acompañar este último esfuerzo racional como solución del grave conflicto que vivimos. Vamos a buscar la paz, pero dejando claro que «ya no se trata de alcanzar un consenso de escritorio o una efímera paz para una minoría feliz, ni de un proyecto de unos pocos para unos pocos» (Gaudete et Exsultate, 89). Se equivoca quien cree que este diálogo es para volver a la frágil, artificial y mentirosa «tranquilidad» que vivíamos hace un mes. Se equivocan quienes creen que este diálogo es simplemente para sofocar las reivindicaciones sociales que los estudiantes y el pueblo entero está reclamando. «La dignidad de la persona humana y el bien común están por encima de la tranquilidad de algunos que no quieren renunciar a sus privilegios» (Evangelii Gaudium, 218).

 

6. El momento es delicado. Por eso no debemos dejarnos llevar por la emoción, la ira, la precipitación irresponsable, el miedo y mucho menos por la violencia. ¡Jamás la violencia! Nada violento. Ninguna violencia. Por eso tenemos que practicar más que nunca el discernimiento, «educándonos en la paciencia de Dios y en sus tiempos, que nunca son los nuestros. Él no hace caer fuego sobre los infieles (cf. Lc 9,54), ni permite a los celosos «arrancar la cizaña» que crece junto al trigo (cf. Mt 13,29)» (Gaudete et exsultate, 174). Ni violencia ni intolerancia. Pero sí sabiduría y perseverancia, fuerza y claridad. Nunca abuso ni agresión a nadie. «También se requiere generosidad, porque hay más dicha en dar que en recibir (Hch 20,35). No se discierne para descubrir qué más le podemos sacar a esta vida, sino para reconocer cómo podemos cumplir mejor nuestra misión en la vida hasta darlo todo» (cf. Gaudete et exsultate, 174). Los jóvenes que han ofrendado su vida por Nicaragua nos han dado un ejemplo digno de imitar. «Hace falta pedirle al Espíritu Santo que nos libere y que expulse ese miedo que nos lleva a vedarle su entrada en algunos aspectos de la propia vida» (Gaudete et exsultate, 175).

 

7. Recordemos el evangelio de hoy. No huyamos del mundo, estemos en el mundo; no tengamos miedo de estar en el mundo, pero no seamos del mundo. Es la consigna de Jesús. En el mundo pero iluminados con su Palabra y guiados por su Espíritu. Él nos sostiene y acompaña son su presencia amorosa y su permanente y poderosa intercesión. Jesús nos revela hoy que estamos seguros, que podemos tener confianza e ir al mundo en su nombre, pues estamos sostenidos tiernamente por las manos del Padre del Cielo. Que la Virgen María, que sabía estremecerse de gozo en la presencia de Dios, que conservaba como un tesoro la Palabra en su corazón y que se dejó atravesar por la espada compartiendo con su hijo el dolor por amor a la humanidad, nos enseñe el camino de la sabiduría y nos proteja con su amor de Madre.

 Silvio José Báez, o.c.d. Obispo Auxiliar de Managua

Campa Mies en Santo Domingo

campamies (3)

La noche del viernes 4 al sábado 5 de mayo fue especial para los 35 niños de 5to y 6to grado de primaria del Colegio Calasanz de Santo Domingo que asistieron al Campa Mies para celebrar el fin de las actividades del grupo por este año lectivo.

La actividad inició con la celebración de la eucaristía presidida por el P. Rogelio, rector de la comunidad,  donde los niños hicieron su promesa y recibieron la pañoleta amarilla. Quienes ya la tenían, recibieron la insignia que marca el inicio de su nueva etapa.

Posteriormente se tuvo diversas actividades tanto lúdicas como formativas a lo largo de la noche. No pudo faltar un momento de oración en torno a la fogata.

La actividad fue coordinada por el P. Juan Mendoza. Colaboraron en ella las 7 monitoras (todas ellas estudiantes de secundaria del colegio) que a lo largo del año lectivo han acompañado a estos niños. También participaron los juniores  Rolando, Luis, Esteban, el prenovicio Julio y miembros del departamento de pastoral.

Opción definitiva

Opción definitiva de Carolina y Deyanira

IMG-20180429-WA0016

Dos palabras hermosas que resumen una vida, dos palabras que no están de moda en nuestra sociedad, pero que Calasanz nos las dejó en el ADN escolapio para siempre y para quien quisiera descubrirlas. Él optó, tras muchos quebraderos de cabeza, y lo hizo, para siempre entregando todo para no desviarse de lo que Dios ponía en su camino.

En la vida hay que optar, tomar una dirección, un camino, podemos errar, pero debemos encontrar nuestro camino cierto. Hoy damos gracias porque dos hermanas nuestras han encontrado en el camino que nos dejó Calasanz su opción y no quieren dejarlo por nada del mundo.

Lo hicieron en el marco de nuestra capilla del Trompillo, Transfiguración del Señor, así es, para dar vida y dar la vida, como nos dijo nuestro Maestro, “la vida no me la quitan, soy yo quien la da…”

La vida la das o te la quitan, y para quienes hemos encontrado en la misión escolapia nuestro camino, entendemos que es así, dar la vida y dar vida, nadie nos la arrebata, la queremos dar como Calasanz.

Hoy damos gracias a Dios, a la Escuela Pía y a Calasanz por encontrarnos en este camino, con hermanas y hermanos que han descubierto la mejor manera de servir a Dios y a los más pequeños.

¿Qué sería de esos niños y jóvenes sin un sí definitivo?  Decir a alguien que le amas para siempre y sin condiciones, no hasta que me jubile, sino para siempre; es algo que supera nuestras fuerzas, pero que con ayuda de Dios, sabemos que podemos llevarlo a buen puerto.

Deyanira y Carolina dicen ese sí, y pedimos al Señor por ellas, para que con su gracia haga realidad  el evangelio del día en esta viña que es la Escuela Pía: “Yo soy la vid y ustedes los sarmientos. El que permanece unido a mí, como yo lo estoy a él, produce mucho fruto, porque separados de mí ustedes nada pueden hacer.”

También quiso la casualidad que fuera en un día especial, hace un año se nos despedía el P. José Fidel Unanua, él apoyó y soñó en  Venezuela con todo esto, y por supuesto, estuvo presente y lo seguirá estando en Carolina y Deyanira, en su misión y entrega por los niños y jóvenes, especialmente los más necesitados.

Dios y Calasanz sonríen y lo festejan, en la sonrisa de miles de niños que se sienten acompañados y queridos por escolapios,  hermanos y hermanas de Fraternidad que quieren dar su vida por ellos.

“Hemos encontrado en El Trompillo la mejor manera de servir a Dios y a los pequeños, y no lo dejaremos por nada del mundo”

        (Barquisimeto, 29 de abril de 2018, Calasanz, Deyanira y Carolina)

FB_IMG_1525029401692

 

 

EDUCAR…

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.160 seguidores