Escuelas Pías Centroamérica y Caribe

Asamblea fraternidad en Dominicana

18676609_1475687132492469_1894359088_o (1)

El pasado domingo 21 de mayo se reunió gran parte de los miembros de la Fraternidad Escolapia de la República Dominicana para celebrar y compartir la alegría de la Pascua.

Desde muy temprano, los hermanos de Santo Domingo y La Romana pusieron rumbo al Colegio Calasanz de Pueblo Bávaro dónde nos esperaban ansiosos los benjamines de la frater para iniciar nuestra Asamblea con la presencia del Padre Ángel Cuevas, Asistente de Participación de la Provincia de Centroamérica y Caribe. Fue un día maravilloso en el que revivimos nuestro compromiso vocacional en la Escuela Pía y estrechamos lazos de amistad y amor fraterno.

Aprovechamos el encuentro para revisar la marcha de la Fraternidad en República Dominicana y además proponer la renovación del Consejo local.

 

¡Gracias padre!

20170315_191319Conocer, animar y bendecir

Este mes de mayo, el P. General nos ha sorprendido con una hermosa carta con sabor venezolano.  Esta escrita después de una intensa visita que nos quiso hacer junto al Provincial para conocer de cerca la realidad que se está viviendo acá donde los escolapios trabajamos desde hace ya 65 años. La decisión de viajar a ese país la tomé por una razón tan simple como profunda: en casi todos los lugares en los que me hago presente, en algún momento, los escolapios me preguntan “¿cómo están los nuestros en Venezuela?” Hay un hondo sentir en la Orden de que en Venezuela están viviendo circunstancias extremas de inseguridad, de falta de medios para vivir con normalidad, de desestructuración social, de dificultades para nuestras escuelas, etc., y todos estamos preocupados y solidarizados con nuestros hermanos escolapios. La verdad es que la constante pregunta despertó en mí un sentimiento claro: debo viajar a verles.

Muchas gracias por este gesto de padre. Ya sólo la presencia y el ánimo que nos transmitió es un modo de ayudarnos, un modo de sentir que toda la Orden está con nosotros.  Estamos seguros que este tiempo difícil que pasamos junto a “nuestro pueblo” dará muchos frutos.

salutatio-201705-ESP

IX Encuentro de Identidad Calasancia

18118746_1711698285795144_9173613870874756383_nEl pasado viernes día 28 de junio, unos doscientos educadores, maestros y personal administrativo, se reunieron en Bávaro (República Dominicana) para celebrar el IX ENCUENTRO DE IDENTIDAD CALASANCIA. 
ya son nueve años de encuentros que tienen como misión la sensibilización de neutras educadores en todo lo que hace referencia a nuestra identidad escolapia.Este año se desarrolló bajo el lema: Yo educo. Yo anuncio. Yo transformo.
En esta ocasión contamos con la presencia del P. Rodolfo Robert, Rector dela Comunidad de Veracruz (MEX) y  Vicerrector de la Universidad Cristobal Colón de la misma ciudad. El  P. Rudy pertenece a nuestra Provincia y fue Viceprovincial durante 8 años.
Tras la oración inicial, dirigida por D. Luis Sánchez, Director del Centro de Bávaro, el P. Rudy desarrolló el tema “El año Jubilar Calasancio. Una ocasión para potenciar nuestra Identidad.” Todos coincidimos en señalar la oportunidad del tema y el  buen desarrollo del mismo.
A continuación, las dos coordinadoras del Colegio de Santo Domingo, Dª. Isabel Urraca y Dº Olimpia Paredes, pusieron en común una interesante reflexión sobre “La calidad de la Educación Dominicana” a través de los últimos años y los avances de la ultima ley de educación.
Después de una ronda de preguntas y un breve descanso, el P. Provincial, P. Francisco E. Montesinos,  presidió la eucaristía en la que reflexionó sobre el “El Niño, imagen de Jesús”.
Un almuerzo y la intervención de varios grupos de alumnos de los colegios de Bávaro y La Romana que nos deleitaron con fragmentos de obras de teatro, pusieron fin al encuentro. El año próximo, nos veremos en el Colegio de Santo Domingo.

De la estirpe de los robustos

En recuerdo al P. José Fidel Unanua.

Aunque uno viva setenta años y el más robusto hasta ochenta, su afán es fatiga inútil, porque pasan aprisa y vuelan. (Salmo 90,10)

unanua-2El P. José Fidel estaba en la categoría de los robustos, de los religiosos que forjaron su vocación en la dura España de la posguerra y que aprendieron de los mártires de la guerra civil el coraje de entregar la vida por el evangelio.

Se formó en el Seminario Escolapio de Irache y en Albelda junto a cientos de jóvenes que buscaban recomponer los tejidos de una Iglesia destruida por los prejuicios y la intolerancia de la guerra. Esos jóvenes querían construir un mundo nuevo desde su compromiso con la escuela. Querían poner las condiciones para que nunca más hubiera una guerra cruel.

Se nos fue el padre José en una soleada mañana de Pascua. La misteriosa visita de la muerte nos sorprendió y nos heló el corazón pero nos dejó una paz profunda y serena en el alma por haber conocido a un gran escolapio.

Cuando ya cruzaba el límite de los 80 años, el padre escogió la cordial y cálida ciudad de Carora para pasar la última etapa de su vida. Así nos lo compartía: “quiero ser útil hasta que Dios me dé fuerzas y le pido que siempre me dé lucidez”.

Y el Señor le concedió este deseo. Sirvió como sacerdote escolapio hasta el final; en el servicio del altar, en las confesiones frecuentes, en las visitas a los enfermos y en las innumerables exequias que presidía con tanta diligencia. Estuvo lúcido hasta el final, como pedía a Dios.

Y también le concedió una larga y fecunda vida, una bendición para tantas presencias escolapias donde sirvió como gran misionero navarro que era tras los pasos de San Francisco Javier. Fue durante muchos años el formador de jóvenes escolapios, superior de las Escuelas Pías de Chile y de Venezuela, vicerrector en la Universidad Cristóbal Colón de Veracruz y en los últimos años de su vida, en la tranquila y dulce ciudad de Carora.

Fue un gran apasionado por San José de Calasanz y las Escuelas Pías. Estaba pendiente de todo lo que pasaba en la Iglesia y en la Orden escolapia. Cuidaba las relaciones con las personas que había conocido a lo largo de su vida. Con delicadeza de caballero, no se olvidaba de felicitarles en su cumpleaños. Un gran detallista.

Una de las mejores hazañas escolapias del P. Fidel fue gestionar con el gobierno venezolano un convenio por el cual, la mayoría de escuelas católicas del país pudieran ofrecer educación a los más pobres. Un bien increíble para tantas familias sencillas que buscan en las escuelas católicas un lugar para crecer. Seguro que la familia AVEC le estará eternamente agradecido.

Muchos de vosotros decís que era un santo. Yo le añadiría; además un “santo cabezota”… ya sabéis a qué me refiero. No quiero hablar mal de él; al contrario, creo que los grandes hombres que han hecho avanzar la Iglesia han sido un poco tercos y cabezotas con sus convicciones más profundas. Y si no, lean la vida de uno de los santos más geniales de la Iglesia: San José de Calasanz. Ese sí que llevó sus convicciones hasta las últimas consecuencias.

De todas las fotografías recientes que tenemos del padre, hay una que expresa muy bien lo que era el P. José. Está tomada en la capilla que los escolapios construyeron en el popular sector de La Lucha. El padre explica la Palabra amplificando su débil voz con una corneta a la vez que posa tiernamente su mano derecha en el hombro de un niño pobre. ¡Qué imagen tan escolapia!, ¡Qué orgulloso se sentirá hoy san José de Calasanz en el cielo cuando lo reciba!

Inevitablemente, me viene al recuerdo aquella preciosa carta que nos dejó Calasanz:

El camino más corto y más fácil para ser exaltado al propio conocimiento y de este a los atributos de la misericordia, la prudencia y la paciencia infinita de Dios, es el abajarse a dar a luz a los niños y en particular a los que son como desamparados de todos que por ser oficio a los ojos de mundo tan bajo y vil, pocos quieren abajarse a él”. (Epistolario, 1236).

Sin duda, el sabio y preparado P. José supo abajarse a los sencillos, a los niños, a los pobres, al servicio de sus hermanos de comunidad. Un gran ejemplo para tantos escolapios que intentamos ser fieles en el camino de Calasanz.

La ciudad de Carora ha tenido la gracia de acoger a un hombre sabio y santo que se une ya a la larga lista de escolapios que entregaron su vida al servicio de la juventud en esta tierra.

 

De misiones

FB_IMG_1492184858387En las presencias escolapias de Venezuela es toda una tradición convocar a los jóvenes para “hacer misiones” en Semana Santa llevando el evangelio a los niños, los jóvenes y a los hogares. Esperan este tiempo con ilusión y expectación porque supone toda una experiencia de vida para ellos.

Los jóvenes del colegio Calasanz de Caracas trabajan en las comunidades vecinas y en la capilla de Boquerón, los de Valencia en nuestra parroquia de Lomas, los de Barquisimeto en el barrio del Trompillo, los de Carora en las diferentes comunidades de la parroquia y finalmente, los de Maracaibo en la parroquia San Ignacio de Loyola.

Este año, las misiones coinciden con fuertes protestas en todo el país por el descontento popular contra la difícil situación social que se vive. Acompañar a Jesús en su pasión es caminar al lado de un pueblo que sufre la carencia de alimentos, medicamentos y de libertad.

Que con la Pascua se abran caminos nuevos para una Venezuela que se desgarra por la injusticia social y la falta de libertad.

Sembrando cultura vocacional

AHORA EN LARA 

IMG_20170331_103518_487La cultura vocacional sigue siendo un desafío para nuestra demarcación. Y como tal, implica llevar el mensaje a todas y cada una de las presencias, donde se nos abre la puerta para encontrarnos con la Escuela Pía viva y presente en cada lugar. Ahora hemos tenido la oportunidad de encontrarnos con nuestra querida gente de Barquisimeto y Carora, respectivamente.

La tierra de los crepúsculos nos recibió el día miércoles 29 de marzo, cuando el H. Freddy Araujo y el P. Willians Costa pudieron llegar a nuestra querida casa de Bararida. Al día siguiente fuimos recibidos por los profesores de nuestro centro de estudios “Madre de las Escuelas Pías”, donde todo aún huele a novedad, a aventura, a sueño que comienza a hacerse realidad. Desde allí pudimos irnos a Carora, donde pudimos reunirnos con el Consejo Directivo del colegio y con la fraternidad. En Barquisimeto, nuevamente, pudimos celebrar la Eucaristía en nuestra querida capilla de la Vicaría Transfiguración del Señor, y reunirnos con las fuerzas vivas de la pastoral. No dejamos de tener algunos diálogos con algunos jóvenes y adultos que van sintiéndose llamados a vivir el carisma calasancio desde la Vida Consagrada.

El don de Calasanz sigue vivo, sigue presente, sigue dando vida, sigue llamándonos a “educar, anunciar y transformar”

 

Jubileo escolapio en Barquisimeto

20170408_153837Hoy ha sido un día importante para la presencia escolapia de Barquisimeto. En el marco del año Jubilar Calasancio, hemos querido peregrinar hacia el santuario de nuestra Madre la Virgen María, bajo la advocación de la Divina Pastora, una de las devociones marianas más importante de nuestra América Latina.

En este día, después de su recorrido por todas las parroquias y vicarías de Barquisimeto la imagen de la Divina Pastora vuelve a su santuario, y “… ya que profesamos ser auténticos pobres de la Madre de Dios” hemos decidido acompañar este regreso de nuestra Madre a su casa.

La jornada ha estado llena de emociones y de mucha esperanza. A las 2:15 pm inició la Eucaristía de despedida, que estuvo presidida por el P. Oscar León, gracias al gesto de nuestros hermanos Claretianos quienes tenían la responsabilidad de despedirla. Durante la misma, la comunidad Cristiana Escolapia estaba reunida junto a todo el pueblo católico y mariano de nuestra ciudad. La emoción era inmensa.

La celebración se desarrolló en medio de un ambiente de esperanza y de clamor de nuestro país que está en búsqueda de la paz y la reconciliación pero sin negar la denuncia profética de las injusticias por las que atraviesa Venezuela en estos días. Las lecturas del día fueron muy iluminadoras, Ezequiel nos dice “… y nunca más volverán a ser dos naciones, ni a dividirse en dos reinos”. Pedimos a María santísima que este clamor se haga realidad y cese la violencia y la represión entre nosotros.

Como gesto y agradecimiento, la presencia escolapia de Barquisimeto representada en el P. Luis Alberto Hernández, el P. Oscar León, la Fraternidad y la Comunidad Cristiana Escolapia entregaron un cuadro de nuestro querido santo José de Calasanz a la parroquia de los padres Claretianos, como signo de comunión.

Terminada la celebración emprendimos la marcha hacia Santa Rosa, peregrinando con nuestra Madre.

¡Dios ha estado grande con nosotros, y estamos alegres! porque camina junto a nosotros. Él es el Dios de la vida y quiere que tengamos vida en abundancia.

EDUCAR…

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.148 seguidores